“Aves sin nido” de Clorinda Matto de Turner | Fernando Endara I.

Por Fernando Endara I.

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria)

Aves sin Nido, publicada en 1889, es la primera novela de la escritora peruana Clorinda Matto de Turner, pionera en la reivindicación de los derechos indígenas y en la participación femenina en la vida intelectual y literaria del Perú. La obra aborda, desde una perspectiva liberal positivista, los avatares, desgracias, abusos y sufrimientos del pueblo andino rural. Indígenas explotados por los ambiciosos poderes eclesiásticos y civiles, reducidos a esclavos por el mestizo traicionero y recalcitrante. Fernando y Lucía de Marín, llegados desde el litoral, se establecen en el pueblo de montaña Killac para escandalizarse, socorrer y amparar a los hambrientos sometidos a las bárbaras corruptelas de la costumbre y la ley. Los esposos Marín se convierten en protectores de los naturales, que humildes, acuden prestos en búsqueda de ayuda o consuelo. Los notables del pueblo, encabezados por el cura y el gobernador se confabulan para dar muerte, a traición y con viles estrategias a los esposos limeños, representantes de la civilización y el progreso. Las argucias se inflaman, las campanas convocan la balacera, caen muertos y heridos por doquier, las niñas quedan en la orfandad, el miedo precipita las acciones. Don Manuel, hijo del gobernador, estudiante de jurisprudencia recién llegado a la villa después de años en la capital, frustra el motín para revelar las falacias y comprometerse con la verdad. Se establece una lucha intestina, vástago contra padre, mientras las hijas de Juan Yupanqui, Margarita y Rosita son adoptadas por sus padrinos, el matrimonio Marín. Al poco tiempo, los sentimientos maduraron como peras dulces, Manuel y Margarita se encontraron atados por el lazo del amor, que de filial se transformó en pasional, para tormento de ambos.

Clorinda Matto retrata un pueblo de los andes peruanos, con sus hermosos paisajes y relaciones sociales asimétricas, caracterizadas por la racialización, discriminación y jerarquización por parte de quienes se colocaron en la cúspide de la pirámide a través de la historia. Matto se sitúa del lado de los pobres, los visibiliza y los lleva a la literatura para denunciar una situación depredadora que inició una sólida vertiente literaria en la región: el indigenismo. Matto es precursora, y, por tanto, fruto de su tiempo. Su clamor de justicia se ancla en ideas como educación, desarrollo o blanqueamiento, para Matto, el indígena debe ser rescatado, asistido, civilizado por el blanco o mestizo, que adelantado e ilustre limeño, deviene en interprete, causante y solución de sus problemas. Esta apreciación reduce a los personajes indígenas a secundarios, carentes de agencia y detenidos en el tiempo como un producto prístino y tribal, incapaces de enfrentarse a las redes de corrupción que se tejen sobre sí, cercanos a las acémilas, sin iniciativa, inteligencia o creatividad. En contraste, los blancos son astutísimos, audaces, brillantes, ya sea en el vicio o en la virtud. Para Matto, serán los blancos, y no los indígenas, los que puedan transformar las cosas, en tanto, se eduque y se blanquee a los indios.

Las mujeres ocupan un rol fundamental en la obra, el universo literario de Aves sin Nido gira en torno a la acción de las mujeres, son las que hacen que pasen las cosas, que se susciten los acontecimientos, son el eje y el motor de la novela. Las mujeres de Aves sin Nido recuperan el protagonismo femenino en la literatura, siempre y cuando se enmarquen en las convenciones sociales y morales de la época. En efecto, la voz narradora aconseja, alecciona, instruye en cómo debería ser el comportamiento femenino ideal: entrañable hija, abnegada esposa, flor del hogar. Estas circunstancias dan cuenta del contexto histórico de la obra que, adelantada a su tiempo, resulta contradictoria vista en retrospectiva. Aves sin Nido no admite reclamos, fue un peldaño en el desarrollo del pensamiento contemporáneo. Clorinda Matto establece sus afanes en el proemio, detallar de manera fiel la realidad, retratar la verdad y nada más que la verdad, acorde a lo que vio, vivió y habitó. A pesar de sus intentos, la novela se acerca más al “romanticismo” que al “realismo”, la trama se teje alrededor de un amor imposible, un cariño que recuerda otras novelas románticas del continente y que adivinamos, será fatal. Sin embargo, ambas tendencias se aúnan con brotes líricos de costumbrismo y con un sólido compromiso con lo que la autora creía correcto. Aves sin Nido fue controversial en su momento, significó el triunfo de un programa política e ideológico que apostaba por un progreso liberal y positivista. Aves sin Nido es un clásico, un momento necesario en el devenir de la novela peruana e hispanoamericana.


Fernando Endara I. Comunicador social. Magíster en Investigación en Antropología por la FLACSO-Ecuador. Director, libretista y productor del programa radial “Antropología en 35 mm” emitido por flacsoradio.ec.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s