“Luz de agosto” de William Faulkner | Fabricio Guerra Salgado

Por Fabricio Guerra Salgado Es la segunda década del siglo veinte. En el estado de Mississippi, en lo más profundo del sur estadounidense, se siente con fuerza la segregación racial. Latentes están también las resonancias de la derrota sufrida por … Continúa leyendo “Luz de agosto” de William Faulkner | Fabricio Guerra Salgado

Un remolino azul venía saltando por el río | Susana Moreno Ortiz

Por Susana Moreno Ortiz (Colaboración especial para Máquina Combinatoria) Luciana, que ya tenía diez años, caminaba con sus padres y Caramelo por la orilla del río. Los sauces reales y los llorones adornaban sus riveras, el sol proyectaba su sombra … Continúa leyendo Un remolino azul venía saltando por el río | Susana Moreno Ortiz

Una ciudad como otra al costado de la carretera | Abril Alcaraz

Por Abril Alcaraz (Colaboración especial para Máquina Combinatoria desde México) Los viajeros que pasan a alta velocidad por la autopista ven una pequeña ciudad del interior como cualquier otra. A través de la barrera de contención se deja adivinar la … Continúa leyendo Una ciudad como otra al costado de la carretera | Abril Alcaraz

En mis sueños, en las noches, en los obstáculos de las conjugaciones, hablando con el inmenso furor | Sergio Rodrigo Vaca

Por Sergio Rodrigo Vaca (Colaboración especial para Máquina Combinatoria) Comienzan las fiestas de las máquinas de guerra, pero el trasfondo es que las viñetas deben estar alertas, vengo de la tierra del sur de los espacios inquietantes, no por los … Continúa leyendo En mis sueños, en las noches, en los obstáculos de las conjugaciones, hablando con el inmenso furor | Sergio Rodrigo Vaca

Una concha violada por el mar | Emanuele Cilenti

Por Emanuele Cilenti (Colaboración especial para Máquina Combinatoria desde Italia) Con furor y violencia me reviste, entre golpes de olas y patadas de olas tú haces lo que quieras conmigo, mientras estoy indefenso temblando por el frío que solo el miedo puede hacerte sentir me quedo aferrado a esa roca buscando refugio. Los días pasan, las noches pasan pero tu odio siempre me invierte con una violencia sin precedentes. Lloro a mi padre Sol, lloro a mi madre Luna lloro a mi hermana estrellas mi oración sigue siendo solo esta: Un grito inhumano y nada más. Mis lágrimas más salado … Continúa leyendo Una concha violada por el mar | Emanuele Cilenti