Recuerdos de Zagreb | Diego Alejandro Gallegos Rojas (Godié)

Por Diego Alejandro Gallegos Rojas (Godié)

 

Madrid quedó atrás. He llegado a Zagreb en bus, justo el día de mi cumpleaños. Ese ha sido mi regalo. Celebro mi vida, la vida en la capital de los croatas. Zagreb me atrapa desde un primer momento. Recorro la ciudad con calma como para aprender de memoria sus calles y arroparme de toda ella hasta de su cielo. Parece como si yo estuviera sumergido en una antigua, extraña pero fascinante época. Camino por una calle peatonal donde se encuentran bares, restaurantes, cafeterías. Luego he subido por una calle empinada y he llegado a un sitio que me sirve como un mirador natural donde contemplo la belleza arquitectónica de Zagreb. A mi regreso en una de esas callejuelas veo a señoras que visten de negro y rezan con rosario en mano. Todavía quedan en las paredes los agujeros de los disparos para no olvidar lo que fue la guerra durante la disolución de Yugoslavia. Son las cicatrices del corazón que están taladradas en las paredes, heridas que todavía no se reponen, que no desaparecen como aferrándose a que nadie se olvide ni siquiera el olvido de lo que años atrás ocurrió allí. Y si esas paredes hablaran, ¿qué me dirían?, ¿qué dirían? Prefiero no imaginarme y guardo silencio como un homenaje a las víctimas de las guerras que ofenden e indignan a la humanidad. Sin embargo, no debe haber espacio para el sufrimiento, para el dolor. Yo no llegué para eso. Estoy aquí con mi espíritu aventurero que me empuja para conocer otras realidades, otras culturas y así camino aprendiendo y desaprendiendo en la cotidianidad que me ofrece la vida, que me regala este mismo instante la magia de Zagreb.

La moneda de Croacia es la kuna. Inmediatamente, asocio esa palabra con la cuna donde dejamos a los bebés para que duerman. Es así como he aprendido asociar los nombres para no olvidarlos, para recordarlos siempre.

El mercado de Zagreb se llama Dolac y me causa grata impresión, porque es a la intemperie, al aire libre, cubierto con carpas. Ahí he comprado algunas frutas. Y muy cerca está también la catedral por donde he visto emocionado pasar los tranvías.

Es agosto, mes de vacaciones. Me he encontrado con muchos turistas franceses, quienes viajan despavoridos para bañarse en el Adriático. En estos pocos días que estoy en Zagreb he aprendido que la letra C tildada Ć se pronuncia CH tal como la letra española. Por ejemplo, el apellido Luscic se pronuncia Luscich. Así de fácil me digo. Mientras que las letras NJ en el alfabeto croata es el sonido eñe, Ñ en castellano.

Cada ciudad tiene un punto de encuentro o de reencuentro como el Oso y el Madroño en Madrid, o la Plaza Foch en Quito o la pileta en Loja. Y Zagreb no es la excepción. Aquí la gente se encuentra en una plaza enorme que los abraza como para que nunca se marchen, y allí está el monumento a Josip Jelačić, quien está montado en un caballo. Por ahí también circulan los tranvías. En esa plaza escribo en mi libreta que me acompaña, mientras escucho a un grupo de personas que cantan música cristiana, aplauden. Son felices y agradecidos con su Dios, con su fe… Ahora miro a un señor quien se baja de una bicicleta, recoge la basura y la deposita en una especie de caja metálica que tiene su bicicleta, aunque más bien es un gran triciclo. Así se marcha pedaleando, llevando la basura para detenerse más allá en otra esquina, en otras calles, con otros nombres y apellidos… Esta sería una buena iniciativa para nuestras autoridades y para nosotros los ciudadanos de cómo recoger la basura de nuestras ciudades.

Me despido de esta ciudad con la nostalgia y la esperanza que otra vez regresaré para recoger mis pasos, mi sombra, mis recuerdos de Zagreb.

 


Diego Alejandro Gallegos Rojas (Loja-Ecuador). Ensayista y escritor. Máster en Derechos Fundamentales, Universidad Carlos III Madrid, España. Especialista Superior en Derechos Humanos Instructor de Desarrollo Humano, Mozambique, África. Observador Internacional de Derechos Humanos como Acompañante Ecuménico en Palestina e Israel. Como escritor ha publicado el libro de cuentos La orgía de los gusanos (2017).

 


Foto portada tomada de: https://www.freepik.es/foto-gratis/zagreb-croacia-vista-aerea-arriba-plaza-ban-jelacic_6889410.htm#page=1&query=Zagreb&position=0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s