Ifigenia en Aulis | Mayra Aguirre Robayo

Por Mayra Aguirre Robayo

Eurípides tuvo una vida conflictiva; muy amada por los poetas y condenada por los críticos a diferencia de Sócrates. Los jueces oficiales de la poesía no le admitían; incluso los paisanos de Atenas. A pesar, que sus obras siempre estaban en los escenarios. La tradición de la tragedia griega de los siglos V a.C. contaba con una juventud rebelde que miraba sus errores. Se aceptaban los ideales atenienses: la democracia, la virtud, la libre expresión y el patriotismo. Su vida coincide con el padre de la historia Heródoto. Sin embargo, no eran momentos para resaltar individualidades biográficas. La historia en la antigüedad era parte de las bellas artes. El sistema cronológico era confuso. El sistema numérico antes de la invención del sistema arábigo era enredado.

Memorias de ancianos dan cuenta de la forma de ser de Eurípides. Vivía muy solitario en una cueva con varios libros con una atractiva vista al mar, usaba una barba larga y tenía lunares en la cara. Meditaba y escribía, no soportaba a las mujeres. Su círculo de amistad no era numeroso. Contaba con su suegro Menesíloco, su secretario Cefisofonte y pocos amigos. Su vida estaba dedicada al servicio de las Musas: la música, la poesía. Las distancias con la sociedad se dieron por sus posiciones contra la guerra y la demagogia. Visiones que se aliaron con la muerte de Sócrates que murió envenenado con cicuta por sus críticas a la tiranía de Critias en Atenas.

Eurípides era hijo del mercader Mnesarco y de una madre de alcurnia Cleito, estigmatizada como verdulera. Nació en Filia del centro de Ática. Salió huyendo con su familia a los cuatro años por los ataques persas. Los helenistas superaron el conflicto y los atenienses volvieron a sus granjas. Tomó rostro el valor del helenismo. Los griegos se distinguían de los bárbaros por ser más inteligentes y emancipados de los salvajismos. Eran sabios, batallaban por la libertad y la democracia. Atenas no soportaba el ultraje de las mujeres, la violación de las leyes. Se demandaban los atenienses ser dotados de arete de virtud. La pintura y la escultura le dieron al poeta la posibilidad. Su juventud pasó por el desarrollo artístico más alto de la historia. La guerra contra los persas obligó a que los sabios y filósofos se refugiaran en Atenas de Grecia.

Tragedia griega

El origen de la tragedia griega se relaciona con el ditirambo o coro en honor al Dionisio, el dios del vino y de la alegría. Nace el drama porque se confabula lo épico y la lírica. Lo dramático se reforzó con el coro de los disfrazados de sátiros. Eran semihombres y semichivos. La palabra tragedia viene de las canciones de los chivos: traogoedia, tragos.

La danza en la antigüedad era religiosa era una expresión vivida de los sentimientos imposible demostrarlo con palabras. El gran iniciador de la tragedia es Esquilo (Los siete contra Tebas, Las suplicantes) Al introducir el segundo actor e independizar el diálogo del canto del coro.

La tragedia griega está caracterizada por varias etapas: 1. Agón o combate del demonio contra el adversario.2. Pathos o desastre. 3. Un mensajero que trae noticias. 4. Una lamentación mezclada con un canto de regocijo por la muerte del viejo rey. 5. Reconocimiento del dios oculto. 6 Epifanía o resurrección de la gloria.

Ifigenia de Aulis

Es una de las obras encontrada luego de la muerte de Eurípides. Se encuentra en el siglo v y el inicio de la Nueva Comedia, que ya había prescindido del coro, se acercaba al estilo o dicción del coloquio real y gozaba de aventuras románticas.

La historia se desarrolla entre Agamenón y su esclavo, a quien le confía el secreto de una carta a su esposa Clitemnestra rogándole que impida salir a su hija Ifigenia para evitar su matrimonio con Aquiles. Es una especie de patraña para favorecer el sacrificio de Ifigenia en honor a Hélade. La disputa entre Agamenón y Menelao termina en la negación de Agamenón de entregar a su hija Ifigenia en sacrificio. La llegada de Clitemnestra e Ifigenia congojan a Agamenón, ya que Calcas -el sacerdote – y Odiseo conocen de la llegada de la reina. El doloroso sentimiento de Aquiles se prende porque él no había solicitado la mano de Ifigenia. Todo era un gran engaño. El guerrero se enfurece ante tal tropelía. La tragedia conmueve. Aquiles no admite el sacrificio de Ifigenia, pero devotamente Ifigenia ofrenda su vida por la Hélade. Semejante circunstancia motiva hondamente a Aquiles y se siente hasta enamorado de Ifigenia.

Bibliografía

Eurípides. (1989). Ifigenia de Aulis. Quito: Libresa.

Murray, G. (2014). Eurípides y su tiempo. México: FCE.


Mayra Aguirre Robayo. Ha ejercido el periodismo en diarios locales como Hoy, Expreso. Ha sido articulista de las revistas Vistazo, Diners y Revista de Artes del diario La Hora. Ha ejercido la docencia universitaria en la Universidad Central del Ecuador, Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Universidad San Francisco de Quito y la Universidad de Las Américas. Es crítica literaria y de cine. En la actualidad es editorialista de La Hora.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s