Tomo un libro | Michel Peñafiel

Por Michel Peñafiel

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria)

Me siento en una mesa de la biblioteca y tomo un libro lentamente; se me cae el pelo sobre los ojos. Pasó la página después de acomodar mi cabello. Lo leo. Me duelen un poco los ojos porque no traigo lentes; el libro no me dice nada… Me levanto y tomo otro.

Reitero el acto varias veces porque uno tras otro ningún libro me convence para seguirlo leyendo.

Deposito el peso de mi cuerpo sobre mi rodilla al cruzar las piernas tras tomar un nuevo libro. Le de nuevo.

En eso entra alguien y pregunta por un libro que conozco. Me detengo un rato en mis pensamientos, recuerdo el libro. Trazo su paisaje y hablo con sus personajes. Me despido de ellos y vuelvo a la vaporosa realidad. La bibliotecaria, Claudia, le dice a la persona que sí tiene el libro; se lo entrega. La persona se va con el libro en la mano. Sonrío.

Pasa un tiempo.

Saco mi libreta. Escribo.

No sé bien por qué. No sé bien si digo algo al garabatear mis pálidos y flacuchos símbolos, pero últimamente ya no pienso sin los dedos.


Michael Peñafiel es investigador en el Instituto de Pensamiento Político y Económico de ADDI. Colaboró en la Unidad de Coyuntura del Instituto Superior de Investigación y Posgrado de la Universidad Central del Ecuador. Ama la Matemática tanto como la Poesía. Sus temas de interés investigativo son la educación, la política y el género. Últimamente lee a escritores ecuatorianos como ejercicio de identidad e intenta escribir sobre su país en un blog llamado Depende: https://ddedepende.data.blog/author/michaeljo112/


Foto portada tomada de: https://bit.ly/3KoocHb

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s