“Jubiabá” de Amado | Fernando Endara I.

Por Fernando Endara I.

“Y pensó que eran todos muy desgraciados, tanto los vivos como los muertos. Y que también lo serían los que luego nacieran. Pero no podría saber porque eran tan desgraciados”. Jorge Amado

Jubiabá es una celebración de macumba, una patada de capoeira, un clamor negritud, un hito en la literatura del realismo social y un referente para abordar los procesos afros en nuestro continente. Publicada en 1953, cuando Jorge Amado contaba con 23 años, la novela relata las peripecias de Antonio Balduino, nacido en el Morro do Capa Negro, por alcanzar su libertad, por tener su propia historia en verso y convertirse en una estrella en el firmamento. Balduino creció en el limbo, en un arrabal, rodeado de cuentos protagonizados por audaces ladrones y esclavos libertos como Zumbi, último de los líderes del Quilombo de dos Palmarés o el bandido Lucas da Feira, una suerte de “Robin Hood” bahiano. Su trajinar lo llevará de la orfandad a la servidumbre, de la mendicidad al crimen, del boxeo a las plantaciones de tabaco, del circo al mar y a la huelga; hasta encontrar el sino de su raza, no del color de la piel, porque “un blanco pobre es otro negro”, sí de los oprimidos y marginados de todos los tiempos. La obra se ambienta en Salvador de Bahía, o “Bahía de Todos los Santos y del Pai de Santo Jubiabá”, como la conocen los negros y los mulatos que se reúnen en torno al patriarca Jubiabá, sacerdote y curandero con más de cien años de experiencia: oficia los ritos religiosos, dirige los bailes y cantos candomblés, expulsa los males del cuerpo con hojas satas y rezos bantús, enseña viejas historias de angustia y dolor, evoca la memoria de África, mística madre tutelar y cariñosa.

Jubiabá cuenta la historia de un pueblo subyugado y explotado, que protegido por sus divinidades Orixás, sobrevive a través de relatos orales, de guitarras y de sambas, a la infamia de la opresión. En la figura de Antonio Balduino se cruzan los sueños, expectativas y anhelos de un pueblo en búsqueda de su libertad. Porque terminó la esclavitud, pero no se alcanzó la libertad, es decir, los trabajos asfixiantes de dieciocho horas laborales, las multas y los malos salarios, convertían y convierten al empleo en una esclavitud deseada. Balduino crecerá huérfano y libre, enardecido por las leyendas de aquellos negros rebeldes que al morir se convirtieron en estrellas, compondrá canciones, ganará combates, será campeón de capoeira, amará mulatas en el arenal, su carcajada será la más contagiosa en la noche. Pronto perderá su sonrisa, se cerrará su “ojo de la piedad”, verá a sus camaradas y amigos hundirse en la depravación o en la depresión. Viriato el enano buscará su futuro en el mar, con su cuerpo cubierto de gusanos, sucumbido en soledad. Balduino siente la nostalgia de la especie, se aventura, como un equilibrista, al descubrir su destino: la libertad o la muerte.

Jorge Amado nos ofrece una extraordinaria novela, bebe de algunas tradiciones narrativas del Brasil como los relatos orales alrededor del fuego, o las composiciones en verso que homenajean la vida de personajes notables, para ofrecer una pintura de Bahía de Todos los Santos en su dimensión más viva, cruda y palpitante. El retrato que Amado ofrece de la cultura afro del Morro del Capa Negra es tan detallado que casi se pueden escuchar las sambas o los conjuros de Exú. La primera parte de la novela se destaca por ambientes coloridos y amenos, por el candor del pueblo bahiano que vibra en frenesí arrebatado en macumba. De improviso, el tono de la novela cambia, los personajes se desengañan, descubren el contexto de pobreza y desigualdad en el que se desenvuelven, mueren, se suicidan o se convierten en esclavos en las fábricas y los campos. Amado suscita el patetismo y la melancolía de sus negros llevando algunas situaciones al extremo de lo grotesco. Hacia el final, convoca a la huelga, la ciudad parada; los abogados planean embustes, la fuerza pública alista la represión, los obreros resistirán como las cuentas de un collar, si cae una, caen todas, ¿se resolverán las demandas de los marginados?

Jubiabá forma parte de los primeros ciclos narrativos de Amado, esta etapa se caracteriza por utilizar la literatura al servicio de sus ideas políticas, signando una escritura de denuncia social que exponía las desventajas sociales de los negros, mulatos y blancos pobres, a la vez que convocaba a estos sectores a la revuelta. A pesar de ser una novela extraordinaria, posee algunos vicios de la novela de denuncia social: personajes estereotipados, soluciones idealistas, machismo; sin embargo, la pluma de Amado nos lleva por diversos parajes del Brasil, pasajes tan líricos como inolvidables, tan nostálgicos como la triste noche de cadenas: desnudos, humillados, esperpentos, a través de altamar. La prosa de Amado es absorbente, desde las primeras líneas seduce al lector, lo envuelva en las miserias de un fragmento pisoteado de humanidad. La novela puede conectarse con El Reino de este mundo de Alejo Carpentier y Changó el gran putas de Manuel Zapata Olivella, para dibujar un esquema elemental de las prácticas religiosas africanas sincretizadas en este continente. Amado le da voz a una porción del Brasil, a aquella, que, traída como mercancía, supervivió las injusticias para erigirse como un enigma y un misterio, como un arcoíris negro, como la raíz de un pías mítico: de macumba y capoeira, de samba y arenal, como esa sazón entrañable de Salvador de Bahía, la Bahía de Todos los Santos que Amado habitó, amó y develó en sus novelas. Jubiabá es un texto orixá, se apodera del cuerpo del lector para danzar en su interior para siempre.


Fernando Endara I. Comunicador social. Magíster en Investigación en Antropología por la FLACSO-Ecuador. Director, libretista y productor del programa radial “Antropología en 35 mm” emitido por http://www.flacsoradio.ec

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s