Tríptico de gatas | Valeria Guzmán Pérez

Por Valeria Guzmán Pérez

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria)

I

Una gata perpetua
erguida al borde del desconcierto.
Son horas en las que se queda
mirando fijamente
con la profundidad azul de sus ojos.

Solo el vidrio la separa 
de un par de pequeños pájaros
que brincotean en el árbol de en frente.

Ella no lo sabe 
pero su trinar es armónico
y solo contempla
la danza del espacio mudo
como en una película de Chaplin.

II

Una mujer 
toma té de cerezas
y mira una gata
erguida en la blancura.

Sobre la mesa
un libro de poemas en ruso.
Ella intuye 
que la gata sorda
y su lengua muda
son complementarias:

¿Cómo será leer y entender
grafías y gramática de un idioma
e imaginar el sonido de las palabras 
sin saber pronunciarlas?

III

Es la misma película de Chaplin
en revoluciones y ritmos:

La gata es siberiana y sorda.
La mujer es rusa y muda.
A negro y blanco
se ha puesto en escena
el silencio.

Valeria Guzmán Pérez es poeta, traductora y lexicógrafa. Actualmente trabaja para la Academia Mexicana de la Lengua y para la Academia Ecuatoriana de la Lengua. La Casa de la Cultura Ecuatoriana publicó su libro Efusiva penitente en 2010. Obtuvo el Premio Filosofía y Letras de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla en 2009 con su poemario Constelada. En 2018 fue acreedora de los Fondos Concursables del Ministerio de Cultura del Ecuador por su poemario Piel Verbal. Y obtuvo el Premio Nacional de poesía Tijuana en 2019 con su libro Ofidias.


Foto portada tomada de: https://bit.ly/3k2j40i

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s