Llamando a la muerte | Alexander Ponce Sánchez

Por Alexander Ponce Sánchez

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria)

Todos deberíamos conocer a la clara muerte.

Hay un caso espectacular en que demuestra que la muerte fue el responsable nato… en propia persona, quien visitó a la familia Morgan e intentó llevarse el alma de uno de la familia. Como era de esperarse, la víctima era una niña de diez años de nombre Katherine, discapacitada y con un problema mental: depresión.

Todo comenzó cuando la familia decidió desapegarse de los hábitos de la ciudad e irse al campo, donde poseían una finca con una cómoda cabaña, rodeado de animales y árboles grande, con el claro aire puro y una paz que jamás en la ciudad se podrá encontrar. Los días fueron tan desapercibidos, nada malo pasaba. El esposo Morgan, salía todas las mañanas a recorrer los campos junto con su paquete de cigarrillos y la cantimplora tan llena de aguardiente. Respiraba hasta el último aire limpio y al mediodía regresaba como nuevo, y con la ilusión de encontrarse con el almuerzo preparado. También las niñas, antes del mediodía salían al bosque a disfrutar. Clara, la mayor de unos quince años cuidaba a sus dos hermanas: Daniela, de once años y Katherine de diez años. Les gustaba pasar junto con los caballos del establo, que están bien cuidados gracias al señor Carrasco… también se acercaban a la fuente de los patos para poder alimentarlos, echar igualmente una ojeada por el corral de las gallinas, etc. La madre las niñas, es una mujer con gran gusto por la cocina, que sus comidas son tan exquisitas que podría enloquecer el paladar de cualquiera.

Con todo esto solo quiero hacer una simple descripción de la familia y lo que cada día hacían para liberarse del estrés de la ciudad. Sin embargo, lo que todavía falta por comentar es del señor Carrasco, quien de ser un hombre muy responsable y fiel para la familia Morgan, es además una persona con un toque místico, capaz de presencia cualquier mal que está punto de pasar. Fue el quien supo que la niña sería secuestrada por la mismísima muerte, pero no hizo nada… solo miro como las cosas pasaban, un simple espectador.

Katherine había encontrado en el ático una especie de cofre, pequeño y con signos extraños. Donde al abrirlo dejó escapar el aire maldito que llama a la propia muerte. Fue desde ese momento cuando las cosas comenzaron a ir a mal en peor. Cada noche la niña era acosada entre sueños por la presencia de la muerte, diciéndole que pronto sería llevada y que debía estar lista. En el ambiente de la casa, todo era pesado y lúgubre; y de manera inexplicable las cosas se movían por si solas, algunas cambiaban de lugar y otras caían al suelo. Katherine comenzó a escuchar voces; los gritos de lamentos de hombre y mujeres, y el de la propia muerte amenazándola… informándola que se está aproximando muy rápido.

El infante no pudo soportar tanto golpe mental; se lo conto a los padres, y ellos también fueron espectadores de cosas paranormales que terminaron creyendo al instante a la niña. Los cielos se oscurecieron, día tras días y llovía tan fuerte que los suelos se convirtieron en simple lodo espeso. Pasaron más los días y en la casa se empezaron hacer presentes las voces de lamentos, salidos del propio infierno; y era la clara señal de que la muerte ya estaba aquí. La niña no quería dejar a sus padres, los padres no querían que la muerte de llevase a su pequeña… fue una lucha tan fuerte por conseguir la victoria, pero jamás se pude vencer a la muerte, y esta se llevó a la niña sin más. Con lágrimas en los ojos, la niña se despidió de sus padres, y de la mano de la muerte camino por la senda de las almas…

Después del tan doloroso episodio, la familia investigó sobre aquel cofre que la niña había contado. Se descubrió que el cofre de la muerte era utilizado por las brujas como un instrumento para llamar a la muerte, y dar un alma por su vida eterna.


Dennys Alexander Ponce Sánchez, nacido el 7 de enero del 2005. Estudiante de bachillerato, cursando por el quinto curso. Es un aficionado por la literatura clásica, como también de la ficción. Ha escrito uno de sus primeros libros No me abandones (2014), para un concurso institucional el cual recibió el segundo lugar. Dedicado, loco por las letras ha continuado con su gusto por servir a esa vocación tan arriesgada y al mismo tiempo interesante. Su mayor logro es convertirse en uno de los literatos más reconocidos del mundo. Siempre ha querido expresar el sentimiento de opresión y esclavismo que se ha marcado tan claro en su país ECUADOR, luchando por ser escuchado e intentar hacer cambiar la mente de las personas, buscando un idealismo, que serviría para ser más fructíferos.


Foto portada tomada de: https://bit.ly/3bxnCr7

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s