Breve consideración sobre el análisis del lenguaje kriptoniano | Javier Velásquez

Por Javier Velásquez

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria desde Colombia)

Proyecto de xenosemiótica

Alejandro Ruiz

Facultad de Xenociencia – Instituto de Ciencias del Lenguaje

Centro Latinx & Hispano

Universidad Estatal de Ciudad Gótica

Preliminar

El presente apunte es una denuncia y discusión frente a la corrupción e ineptitud de los intentos de análisis lingüísticos de un corpus kriptoniano de parte de S.T.A.R Labs (Science and Technology Advanced Research Laboratories) y con apoyo de LexCorp. También es una evidencia de que este centro de investigación no busca ni tiene interés en comprender aspectos importantes del lenguaje kriptoniano, para así buscar comunicarse con los alienígenas.

La siguiente argumentación tiene sustento en información compartida gracias a ciertos trabajadores de las instituciones que se comunicaron con un bloguero, cuyo nombre no será compartido por razones obvias de seguridad, quien actuó como fuente y medio para hacer posible este escrito.

Consideraciones

Debido al secretismo con la información, su nula publicación y la falta de revisión de otros pares, los datos que se han ofrecido del sistema verbal kryptoniano, además de poco confiables, pueden ser deshonesto apresurarse a conclusiones que se han sacado a partir de la información obtenida de la solitaria fortaleza voladora que tienen en estudio.

La dirección Christian Stchleyer estuvo al frente del trabajo de antropología lingüística para analizar las muestras del lenguaje alienígena, de la que no recogieron crestomatía ni muchos datos más que lo que lograron extraer de las comunicaciones de los vehículos que causaron destrucción en Metrópolis, y las que fueron descifradas por un traductor de tecnología militar para indagar sobre el planeta de procedencia de estos seres.

Rasgos intrasistémicos

Este equipo ha llegado a comparar falazmente lo que queda del habla kriptoniano con simbología “china” y los jeroglifos egipcios, algo pobremente argumentado, que solo es superado por su exagerada comparación con el sistema de escritura japonés, clasificando el sistema como morfosilábico, cuyas convenciones verbales funcionan como alfasilabario, el cual representan erróneamente como consonantario con elementos emparejables para crear sílabas, sonidos y encadenar palabras.

Otra rasgo supuestamente encontrado es un orden de constituyentes Sujeto-Objeto-Verbo (SOV), una inferencia tan preocupante, como es el excesivo énfasis en hacer análisis comparativos con el diasistema Cree, encontrado en Canadá, que Stchleyer ha considerado el punto de partida para empezar a descifrar la estructura del kriptoniano, algo tan preocupante que la supuestas construcciones usadas en kriptoniano no tienen en nada en cuenta la complejidad de las frases nominales del mismo Cree, que inspiró las comparaciones, ya que este último usa prefijos en la palabra que es posesión, y no existe marcación de un poseedor. Mientras del kriptoniano no ofrecen datos algunos del sistema posesivos, más que un ejemplo vago: “mutɛ bɛn ma mɪju guɹæn” = “Tú mi mundo eres”.

Un ejemplo de construcción sobreinterpretada y acomodada, a partir de superficialidades inglés y ciertas lenguas mal comparadas, del que no aparecen consideraciones que supuestamente se inspiraban en el Cree, contrario a lo afirmado por Stchleyer, ni ninguna lengua estudiada seriamente en ciencias del lenguaje o sus dimensiones analizables.

Lo anterior es solo un pequeño ejemplo de la preocupante orientación de los estudios del lenguaje kriptoniano, que esperemos no se trate de algo que se extiende a otras divisiones que estudian todo este fenómeno alienígena, como los aspectos físicos o biológicos, usando datos cuestionables y tergiversándolos

Rasgos plurisistémicos

El equipo de análisis antropológico-lingüístico, en su trabajo forense, no ha reportado nada relacionado con rasgos dialectales o variación de las muestras kriptonianas en los objetos y materiales que aseguran tener, dado que han dado a entender que este sistema se presenta en herramientas o superficies alienígenas.

Por lo que se desconoce de fenómenos mismos que expliquen si el kriptoniano es una familia, lengua o variedad, y menos si hay relaciones con aspectos culturales o ambientales de esta civilización considerada extinta, de la cual afirman en LexCorp y S.T.A.R labs era estratificada, religiosa y con valores particulares, algo que debería considerarse para explicar la configuración gramatical de su lenguaje. Una falla preocupante en la que incurre este equipo de antropología lingüística.

Una sensación de horror cósmico puede sentirse si se piensa en que estamos ante solo en la parte más superficial del iceberg, si pensamos en que el caso kriptoniano es un ejemplo pequeño de todos los posibles lenguajes que se encuentran allá en las estrellas, y en nuestro mundo en lugares escondidos en tierra o bajo los mares.

Recomendaciones

A continuación, se procederá a recomendar de manera general cómo abordar algo de alta complejidad como un sistema xenosemiótico kriptoniano, usando los tratados de Breithner (2013), Montegrande (2013), Lazzo (2013) y Linares (2013). Fundamentos útiles, pues estos referentes trabajaron admirablemente con el limitado acceso a datos sobre comunicación de los extraterrestres, monopolizados por privados y entidades militares.

Frente a un xenolenguaje se hace necesario no reducir en las categorías arbitrarias creadas para clasificar fenómenos en lenguas humanas, ya que, si el mismo lenguaje humano es tan diverso en culturas y épocas, un caso como el kriptoniano, estando a millones de años luz de distancia y en un entorno ajeno y anterior a la misma humanidad.

Se requeriría de nuevos marco teóricos, instrumentos y metodología, incluso pensar en estructurar lo epistemológico y filosófico, en otras palabra, una nueva disciplina o disciplinas que tenga en cuenta la novedad de lenguajes y comunicación extraterrestre, sin reducirlos a obsoletas inferencias o comparaciones denigrantes, para evitar creer erróneamente, por ejemplo que, si kriptonianos no tenían una palabra para algo humano, eso haría que en su cerebro no sería procesado ni existente, como lo es para nuestra especie.

Con esto, se podría, honesta y respetuosamente, empezar a considerar que un sistema de comunicación kriptoniano no es comparable ni relativo a lo humano, como no lo es su tecnología ni lo fue su ambiente, por lo que origen, los órganos, la cognición, la cultura y el ambiente relacionados al origen y evolución del lenguaje kriptonianos necesitan ser estudiados de manera integral, asumiendo que no su reducción a lo humano puede generar malas interpretaciones que dañen las investigaciones, y llega a suceder algún futuro contacto, problemas graves de comunicación.

LexCorp y S.T.A.R Labs necesitan hacer una mejor inversión para aumentar la investigación básica, además de contratar soporte de filósofos y epistemólogos, para abrir investigaciones de xenolenguaje en sus divisiones de xenociencia, la arqueofilología, filología ni antropología lingüística no servirá para estudiar algo que desborda la humanidad misma, y según se vio en las distintas situaciones acaecidas ante la llegada de los alienígemas, puede llegar a destruirse si no se indaga cuidadosamente para comprender a qué se enfrentan o en qué se está poniendo la esperanza de la humanidad.

Si no yerra el Dr. Neil deGrasse Tayson, al considerar que la llegada de alienígenas afecta al humano como humano, como pasó con los descubrimientos de Copérnico y Darwin, se debe pensar que con un lenguaje kriptoniano pasa lo mismo, y la visión de las lenguas humanas se queda atrás ante la complejidad de nuevas formas de vida y comunicación inimaginables, demostrando que el lenguaje humano no es superior ni especial en un universo con seres cuyos sistemas de comunicación sobrepasan el estudio de lenguas humanas.

Bibliografía

Bretiner, Juan (2013). Filosofía para el lenguaje de los kriptonianos: Fundamentos para xenociencias del lenguaje. Editorial de la Universidad del Alto Magdalena, Colombia.

Lazzo, María (2013). Metodología para la investigación audiovisual de materiales kriptonianos. Revista Cinefotograma #6, pp. 194-200.

Velasquez, Manuel (2013). Tratado de xenosemiótica. Editorial Radiotelescopio Abandonado, San Francisco, CA.

Montearboleda, Rubén (2013) Traductología y traducción basado en corpus kriptoniano. Ojo de Aguja v.5, pp. 20-60.


Javier Velásquez (Colombia). Licenciatura en educación básica con énfasis en humanidades: Lengua castellana e inglés. Autor del blog Radiotelescopio abandonado (http://melancolicaentropia.blogspot.com/2015/06/el-necronomicon-entre-la-literatura-y.html).


Foto portada tomada de: https://bit.ly/3CHFawq

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s