Las Flores de Solca | Ximena Pesántez

Por Ximena Pesántez

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria)

Las flores de Solca son flores del cáncer
flores de la desilusión y la esperanza
flores del dolor y del alivio
flores del consuelo en trémulas sonrisas.

Las flores de Solca están preñadas de vida bañada
con despiadado sigilo por un rocío de muerte:
sedosos brotes teñidos de ámbar, de perla y rubí
sobre tallos de verde renegrido. 

Las flores de Solca adornan los jardines
de un edificio de tres pisos
de ladrillo visto, de cemento gris-blancuzco
y de pálidas ventanas

        donde los padres dejan a sus hijos
        los hijos dejan a sus padres
        los hermanos dejan a sus hermanos
        y las familias quedan amputadas.

        por la presencia de un lánguido espectro
        que durará para siempre en la memoria
        donde el nostálgico cantar de los recuerdos
        se repite una y otra y otra vez

Las flores de Solca están a la vista
de los transeúntes, quizás para recordar
que esta vida es efímera, que sólo dura
lo que dura una oración y así lograr.

        que los corazones pulsen
        ensangrentados de emoción
        y que las ánimas divaguen
        por paisajes sagrados y ocultos

        y que el espíritu se levante
        por encima de las cosas mundanas
        y que el cuerpo se desvanezca
        aprehendiendo su límpida esencia.

Las flores de Solca: manchas
coloridas de la vida,
bocas de labios que hablan 
de la muerte.

        de su ineludible presencia
        de su andar cada vez más
        cerca de las ánimas
        y de su implacable dictamen.

Flores que quizás un día provocarán
sonrisas en rostros triunfantes
(momentáneamente triunfantes)
pero que tal vez sentirán derramarse

        sobre sus pétalos lágrimas
        amargas por la ausencia
        de los que no triunfaron
        y que callados volaron, se fueron …

Flores que nos enseñan el valor de la vida
pero que no alcanzan a desafiar a la muerte
y nos revelan que ella es el único paso cierto
hacia lo eterno.

Flores que –después de todo,
y para todos– yacerán sobre ataúdes,
osarios y urnas, siempre a la espera 
de un renacer y una nueva flor.

Ximena Pesántez. Popayán 1961. Psicóloga Laboral, poeta y mentor de poesía en inglés. Premio “Maruja Escobar” otorgado por la Asociación de Ecuatorianos Residentes en México en 1994, con el poema “Manto Quiteño”. Premio Nacional de poesía “Cesar Dávila Andrade” otorgado por el Centro Cultural Palacio del Poeta en 2019, con el poemario Desde el Balcón de las Palabras. Primera Mención al Mérito Poético otorgado por el Centro Internacional de Estudios Poéticos en 1919, con los poemas “Mis Claveles Iracundos” y “Ecuación”. Publicaciones: Partners in Rhyme: An Anthology of Contemporary Poetry (Varios autores, 2016) y Desde el Balcón de las Palabras (2018). Desde el 2017 socia activa del Ateneo Ecuatoriano, entidad dedicada a la difusión del Arte y la Ciencia. Desde el 2019 miembro de la Sociedad Ecuatoriana de Escritores, entidad dedicada a la difusión de obras literarias. Cursos de poesía en inglés: “Modern and Contemporary American Poetry” (2014 y 2016) y “Sharpened Visions: A poetry Workshop” (2016). En este último, invitada a ejercer como mentor, actividad ejercida desde el 2017. E-mail: luxpe61@gmail.com


Foto portada tomada de: https://bit.ly/3yCiACA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s