Escritura de la brevedad a la totalidad en el libro “Con (textos) fugaces” de Aminta Buenaño: Lectura para el encuentro de Literatura Universidad de Cuenca 2020 | Dalton Osorno

Por Dalton Osorno

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria)

Ninguna historia es ni puede ser una invención absolutamente original. Todo relato remite a un relato precedente: el relato es siempre un eco de relatos. La originalidad de un texto literario no puede consistir en la ausencia de referencias a otros textos anteriores. El mismo Boccaccio indica el camino a seguir en la conclusión del libro: no ha INVENTADO estas historias —dice—, sino que las ha ESCRITO. Es en la escritura donde se crea la unidad; los motivos que el estudio del folklore nos hace conocer son transformados por la escritura boccacciana.

TzvetanTodorov, “Gramática del Decamerón”.

Con (textos) fugaces, de Aminta Buenaño (1958), libro publicado en Hispamar de Nicaragua (2017), ha recibido acertadas interpretaciones; atrapa y atrae de principio a fin. Puede imbricarse cualquier enunciado ante sus lectores rememorando a Julio Cortázar: lector hembra o macho, y El último lector para la descodificación textual, siguiendo a Ricardo Piglia: “porque somos los lectores de las páginas que nuestros ojos ven”.

No es una colección de cuentos breves o microrrelatos más, es una rica gama de ficciones (154 exactamente), soñada, pensada, repensada, diseñada, labrada por su concepción, selección, extensión, intencionalidad no didáctica, precisión en la economía de la lengua y el ritmo discursivo.

En 260 páginas se distribuyen anécdotas, intrigas, conflictos y desenlaces de historias que presentan el grano de una voz narrativa múltiple y multiplicadora de sentidos. Se percibe un texto escriturado en el placer de contar más allá de lo cotidiano de hombres y mujeres: brevedad para una totalidad…, ¿quizá el deseo y logro de articular la historia del eterno femenino, del eterno masculino y/o del eterno humano?

En el libro emergen muchos apartes de motivemas y estructuras. Hojeemos en un vuelo rasante:

En el primer corpus, Eros, 19 textos para describir desatadamente el amor y sus facetas. Ella-él, ellas y ellos pasando por Amor propio que abre el libro, Más… turbación, El espía, Indefensión, Objeto de deseo, Edipo, El fútbol, y Eros que cierra la primera unidad temática maculada de acontecimientos verosímiles e inverosímiles.

En el segundo corpus, Historias de amores y desengaños, 15 narraciones para dejar presentes amores, engañifas y desengaños, desde Mi historia, Juan José, Amor de la calle y La venganza; cuentos que van construyendo el vigor en la unidad y multiplicidad escriturada por una voz critica.

En el tercer corpus, Eva después del Paraíso, 24 anécdotas llevadas lúcidamente a la ficción para contar, recontar, creer, descreer a las desterradas del Paraíso, desde Consejos de la abuela, Defensa personal, Profanación, Acoso, La esposa perfecta, y hasta cerrar con Elogio a mi madre. Discursos y ensayos poéticos que articulan voces de mujeres en la construcción mucho más allá de lo femenino/feminidad del libro. En una discusión sobre una antología de cuentos, en este encuentro Universidad de Cuenca, años atrás, el poeta Jorge Enrique Adoum, comentó: “Cuando hablan las mujeres los hombres callamos”. Aquí corresponde leer e iluminar los textos de Aminta Buenaño.

En el cuarto corpus, La página en blanco, 12 historias sobre el quehacer creativo y recreativo. El goce de la Literatura: escritura, autores, libros y lectores unidos en el quehacer con las presurosas palabras de la ficción. Ver: Inspiración, El hombre que amaba los libros, La hoja en blanco y Problemas con la escritura.

En el quinto corpus, Historias de traiciones y de muertes, 25 textos de engaño. desengaño, padecimiento y caída final. Revisar: Hombre solo, El triángulo —narración breve: 17 palabras, una coma y puntos suspensivos—, Réquiem por una pierna y Alzheimer, entre otras historias de alcance temático, rítmico y estético.

En el sexto corpus ¡Las histéricas somos lo máximo!, con avisado epígrafe de Liliana Felipe, 22 historias reveladoras: Reina de belleza, La doble, Loca por los boleros, Obsesionada por la limpieza, Crimen y castigo, ¡Tápate, niña! y ¡Mande, patrón!, textos de factura creativa junto a dos temas de validez histórica-crítica: Manuela Cañizares e In Memoriam de Marilyn Monroe para construir lo femenino en dos facetas. Se podría plantear una escritura del creer y descreer el mito de actantes heroínas en tiempos. culturas, lenguas, leyes y penalizaciones disímiles, pero semejantes, porque las varonas valientes son las suscitadoras y dueñas de la verdad de sus vidas y circunstancias, como se las narra sobria y/o apasionadamente aquí.

En el séptimo corpus, Cuentos de crímenes y de misterios, 10 historias que giran en torno a la parca: violencia, suspenso, venganza y muerte. Releer: Máscara, El buen esposo, El plan, Amor obsesivo y ¿Quién mató a mi gato? La aparición del astuto felino es un símbolo corpóreo en todo el libro: —¿podríamos hablar de la literatura fantástica, parafilia gatuna en narrativa: zoofilia?—. Tarea interesante y pendiente, pero conocemos por información extraliteraria que la autora y su familia son fieles amadores de los avisados morrongos, en lo personal.

En el octavo corpus final, Ni de aquí, ni de allá, 27 historias que abarcan variados motivemas centrados en mujeres y hombres como sujetos de anécdotas sugerentes. Deberíamos realizar una lectura exegética en Epitafio diferente, Loca por Rubén Darío, El hombre que no dormía, La moral del salvador de la patria, El padre moderno, Pelea conyugal, La amante excitada, y cierra capitulo y libro con un texto revelador: Mujer interesante, —no personal o autobiográfico, por cierto, ya que es Aminta Buenaño mucho más que una narradora interesante—.

No creemos a rajatabla en la Literatura Comparada, pero después de leer los 154 textos queda la evocación de cuestiones epistemológicas, influencias y respuestas de: Las mil noches y una noche, Safo, El arte de amar, El Satiricón, El Decamerón, Una habitación propia, El segundo sexo, Carol y Sus…pense de Patricia Highsmith, Los crímenes del amor, Fragmentos de un discurso amatorio de Roland Barthes, La mujer de tu prójimo de Gay Talese, Rayuela… Podríamos añadir Henry Miller, Anaïs Nin, Charles Bukowski, George Bataille y una serie de autores, referentes culturales y melodías que contextualmente aparecen en el libro.

Volvamos al primer corpus donde emergen estos ejes temáticos y roles actanciales imbricados en: Sujeto/Objeto, conectados por los deseos y el amor corporal. Destinador/Destinatario, conectados por el saber y conocimiento de su sensualidad, pasión, sexualidad y vidas. Ayudante/Oponente, conectados por los niveles de participación poder: afectos, empatías…, Ella en el aprendizaje de la autocomplacencia, él-ella en la masturbación, ella-flor en las caricias, ella frente a un gato voyeur, un insecto amoroso, pasión adolescente, un mirón en el toilette, señora excitada, fascinación, el abismarse, temores y silencio, delirios y ósculos de pasión por un travestí, un libro/objeto con connotaciones sensuales: ¿prosopopeya?, una dama frente al espejo, atracción de cafetín, trastocar el mito del triangulo amatorio con un neo Edipo voyeur, equívoco de una conquista, el fútbol sobre la intimidad sexual y la domesticación, el eros ante al Alzheimer, pasión gay y la excitación frente a una fotografía hurtada. Historias signadas para denotar y connotar, agradar y gozar con el amor, complacencia, admiración, miramiento, abismarse, sensualidad, sexualidad, erotismo, lascivias: historias no procaces ni pornográficas, pues la narradora labra hábil y milimétricamente el equilibro fono semántico del discurso.

La Narratología estudia el discurso del relato, la estructura, intrigas, acciones… Un recorrido breve para iluminar grafías, fonemas, frases y acciones:

En Amor propio, pág. 15, ofrece:

En la lengua del relato palabras claves de la sensualidad: amarse, consolando, abrazarlo, piquitos de amor, achuchó, consolarlo.

En Más…turbación, pág. 16, aparecen:

En la lengua del relato frases poéticas del deseo y la sensualidad:

Después de una tórrida noche de amor.

Se había ido. Había escapado de la furia de mis dedos.

…a ese lugar remoto donde habitan los deseos.

En La muchacha, pág. 17, emergen:

En la lengua del relato acciones eróticas de aprecio y desprecio:

Ella la acarició con sus labios.

… lo olió perfumado…

Lo apartó contra su pecho, y crujió como un cristal roto…

En Mujer interesante, pág. 260, plantea y recrea:

En la lengua del relato palabras, frases y acciones significativas:

Cuando era joven decidí ser una mujer importante.

No una mujer cualquiera, no una gran ama de casa, ni la mejor madre o esposa del mundo, no: una mujer realmente importante.

¿Y qué era eso?, me preguntas tú…

Echar un ojo de buen cubero en los roles actanciales. Los roles no son una camisa de fuerza en el análisis estructural de los relatos por su gama, concepción, variabilidad y presencia en el programa narrativo:

Sujeto/Objeto, conectados por el deseo y el amor corporal, en ejemplos fundamentales: Primer amor, Indefensión, Confusión, Amor de la calle, El vividor, La amante excitada y tantos otros que habitan en el libro signado de pasión

Destinador/Destinatario, conectados por el saber y conocimiento de la sensualidad, pasión, sexualidad y vida en ejemplos claves: Consejos de la abuela, ¡Tápate, niña!, ¡Mande, patrón! y Eva después del paraíso.

Ayudante/Oponente, conectados por los niveles de participación, poder, aceptación y credibilidad en cuentos de antología: Mujer interesante, Problemas con la escritura, Manuela Cañizares e In Memoriam de Marilyn Monroe.

¿Pero qué ofrece un libro escrito con amor y oficio?

En Con (textos) fugaces, estamos ante un cosmos de anécdotas que se trocan en historias de ficción y realidad por sus actantes: ellas, varonas de todas las edades, etnias, ocupaciones, creencias, roles y procedencias frente a ellos, hombres que aparecen y desaparecen en tiempo y espacio del relato, lectura e interpretación. Siguiendo la literatura de ficción, matriz de estos textos de mujer, estamos entre lo sorprendente, extraño, reflexivo, mágico, maravilloso, realista, persuasivo, enseñador, sin caer en efectos didácticos o apasionamientos interpretativos que se podrían hallar porque en el libro vibran ecos, citas, acciones audaces, apasionadas, sensuales, sexuales, lascivas, licenciosas, libertinas, gay, travestí, trans y queer, pero la precisión y economía discursiva, el diseño de actantes, las topologías y los acontecimientos dan una especificidad literaria tan amplia al conjunto de cuentos.

Estamos ante un texto-discurso de mujer escriturado para toda clase de lectores. Texto abierto, profundo, suscitador, sensual, tangible que denota el dominio del relato breve: desde lo fugaz construyendo la totalidad del eterno humano.

Cuentos para leer en tiempos de pandemia, desasosiego, muerte y convivencia virtual. Los lectores tendrán la última palabra, empero sucumbimos ante su riqueza temática, dramatis personae y la construcción de los roles actanciales, intrigas, encantos, conflictos, desenlaces, homenajes, tributos y atributos. Atributos y tributos literarios oídos, vividos, referidos, inventados y cuestionados en la brevedad/fugacidad de los microrrelatos, allí donde se nutre y labra la unidad y la totalidad de motivos cotidianos que forjan el gozoso quehacer de Buenaño, porque todo relato nos remite a relatos precedentes del folklore (Folclore, según el diccionario de la lengua española, conjunto de costumbres, creencias, artesanías, canciones, y otras cosas semejantes de carácter tradicional y popular) transformados por la escritura, como señala Tzvetan Todorov; aquí: 260 cuartillas en la potente-potencial Literatura totalizadora de Aminta del Rosario Buenaño Rugel.


Dalton Osorno (Jipijapa 1958) Poeta, narrador, critico literario y maestro universitario jubilado. Licenciado en Literatura y Castellano por la Universidad Estatal de Guayaquil y Máster en Proyectos Educativos y Sociales. Ha publicado el libro de cuentos El vuelo que me dan tus alas (1988) y los poemarios Visión de la ciudad (1996), Palíndromo (1997), Amantazgos (2000) que obtuvo Mención de Honor en la Bienal César Dávila Andrade, No hay peor calamidad, desfachatez, infatuamiento que un poeta enamorado (2003), con el que ganó el Premio Único del VII Concurso Nacional de Literatura M. I. Municipalidad de Guayaquil y Duración del esfumato (2017). El 23 de abril ganó el premio La Linares de novela breve 2020 con Crónica para jaibas y cangrejos, con edición digital e impresa bajo el sello editorial de Casa Égüez.

2 comentarios en “Escritura de la brevedad a la totalidad en el libro “Con (textos) fugaces” de Aminta Buenaño: Lectura para el encuentro de Literatura Universidad de Cuenca 2020 | Dalton Osorno

  1. El comentario de Roque es un detenido,pormenorizado,acertado,lúcido análisis de esta otra obra emblemática de nuestra brillante narradora Aminta Buenazo que en mucho puede hacerse extensivo a
    lo esencial de de la totalidad de la obra de la obra de una
    escritora que a lo largo de toda su producción ha sabido dejar en el lector el inconfundible marchamo de su embelesadora escritura.
    Antonio Preciado

    Me gusta

  2. El comentario de Roque es un detenido,pormenorizado,acertado,lúcido análisis de esta otra obra emblemática de nuestra brillante narradora Aminta Buenazo que en mucho puede hacerse extensivo a
    lo esencial de de la totalidad de la obra de una
    escritora que a lo largo de toda su producción ha sabido dejar en el lector el inconfundible marchamo de su embelesadora escritura.
    Antonio Preciado

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s