Equiprofia: asunto de un libro de cf | Mircea Băduţ

Por Mircea Băduţ

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria desde Rumania)

Tanto la excesiva intensificación de los lobbies legislativos, como la creciente sucesión de disturbios y ataques motivados por inequidades socioprofesionales, llevaron al gobierno mundial a proponer una estrategia radical, que sería implementada en apenas unas décadas: la implementación de la matriz global de intercambiabilidad de perfiles de vida.

Así, el libre albedrío para la vida diurna, cualquiera que sea, pertenecía al pueblo, quedando como un derecho intangible. Pero todas las noches, durante el sueño –en los mismos momentos en que la atenuación de las funciones fisiológicas, catalizada por el Sistema Matrix, se volvía favorable– el algoritmo se hacía cargo del destino de cada persona y lo trasladaba a otra trayectoria, concretamente, según una lógica que combinaba el criterio de equidad –un criterio tan imperativamente exigido por la sociedad– con la distribución aleatoria a largo plazo –basada en el promedio de vida garantizado a los humanos por el sistema global de un seguro de salud–. Y, así, en cada rotación del globo terrestre, tenían lugar varios miles de millones de cambios de vida, que involucraban tanto el movimiento físico del cuerpo de cada individuo en otro alvéolo de la matriz geoespacial, así como la carga mental y fisiológica con un conjunto mínimo de información y entradas apropiadas para ese perfil de vida; todo esto se hacía de acuerdo con una rigurosa distribución.

El algoritmo de intercambiabilidad es aceptado hoy por la cuasi-totalidad de la sociedad –por tanto, es mucho mejor que esa suficiente mayoría democrática del ‘cincuenta por ciento más uno’–. Ya no se discute las distribuciones que hace el Sistema y que se deriva en esa distribución aleatoria –generada por aleatorizaciones sintéticas absolutas– que se combina con los criterios más controlables: profesión, situación económica, estado civil, conectividad social, obligaciones legales, ubicación geográfica, variedad biológica, nivel ecológico, etc.

*

Cada mañana es una realidad diferente.

Ayer yo era conductor y transportaba mercancías de contrabando en algún lugar del sur de Pakistán. Estaba casado con una mujer rechoncha y negruzca; vivía en una casa de barro llena de niños. Ahora, al recordarme, me sorprende que no me molestara el hedor de la suciedad y las multitudes de mi hogar. Incluso bromeé al respecto y me burlé de los que me rodeaban cuando nos sentamos a cenar. Me sentí bien. Pero este no fue el caso anteayer, cuando tuve que trabajar 12 horas en una planta procesadora de carne en Vietnam, con un resfriado que no se adaptaba en absoluto a los síntomas de la neumonía que acababa de tener.

Hoy soy un profesor en un pueblo de Islandia. Me desperté en una casa oscura y fría. Noche polar. Soy viudo y estoy solo. Pero cuando llegué a la escuela, la interacción con los niños absorbiendo mis palabras con ojos brillantes me deleitó. Por la noche como un poco –tal vez muy poco– y luego me paro en la ventana para ver los juegos de la aurora. Mmm. Parece que soy lo suficientemente inteligente como para pensar en ciertas filosofías abstractas.

Sí, hasta hace unas décadas, y durante decenas de miles de años –es decir, un período enorme–, la continuidad era para la psique humana el pilar más fuerte. Pero también lo más discreto. De hecho, ¿qué significó la continuidad de la vida cotidiana para la mente del individuo? Estabilidad, previsibilidad, seguridad. Un pequeño porcentaje de aleatorios, aleatorios, desconocidos… Hmm… Una etapa en la evolución de la humanidad, podríamos decir.

¿Mañana? Donde estaré mañana ¿Que seré?

En un pensamiento exótico mío, encuentro que sería interesante ser mujer algún día. Pero no puedo experimentar tal cosa: el sistema matricial no hace tales milagros. Aún.


Mircea Băduţ se graduó en la Facultad de Ingeniería Eléctrica en 1992, en Craiova. Ha publicado once libros de informática en diversas editoriales del país: La computadora de tres tiempos (2001, 2003, 2007, 2012), AutoCAD de tres tiempos (2004, 2006, 2011), Sistemas de información geográfica GIS (2004, 2007), Sistemas de geoinformática para energía eléctrica (2008), Sistemas de geoinformática para administración e internos (2006), Informática en gestión (2003), Conceptos básicos de diseño con MicroStation (2001), Conceptos básicos de diseño con Solid Edge (2002, 2003), Informática para gerentes (1999) ), Computadora personal (1995), Conceptos básicos de uso y programación de PC (1994). Ha escrito más de trescientos artículos técnicos y científicos para revistas en Rumania, Alemania, Francia y Estados Unidos. Participa con ponencias en varias decenas de conferencias y simposios técnicos y científicos en Rumania y en Europa. También escribe prosa de ciencia ficción en Almanacs Anticipation (1997) y Science Fiction (2007), además de la revista Helion (Timisoara). Es coautor, junto con su hija, del libro Family Fictions (2011). (Tomado de Serial Readers: https://serialreaders.com/4811-biografie-mircea-badut.html)


Foto portada tomada de: https://bit.ly/2V6Njdh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s