Beti salva a Negrutza | Nora Râmniceanu

Por Nora Râmniceanu

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria desde Rumania)

Beti, la pequeña perra dachshund está muy preocupada por la repentina pasión de su amiga, la gata Negrutza, por …los pollitos.

Por un lado, Beti siente lástima por las chicas, pero, por otro lado, no quiere perder a su amiga. Sabe muy bien que, si alguno de los polluelos llegara a conocer los afilados colmillos de Negrutza, Fania actuaría. ¡Lo más drástico!

Beti recuerda a su vecina Stela, quien descubrió que su gato Munti sabía a patitos, lo metió en una bolsa, lo golpeó con crueldad y luego lo abandonó lejos en un campo. Dani e Isabela, los hijos de Stela rezaron de rodillas a su madre para que no castigara a Munti, mientras le prometían que lo vigilarían y, además, ese verano no iban a rechazar ningún quehacer en su gran huerto. ¡En vano! “No hay cura para este horrible hábito”, su abuelo cortó toda esperanza.

Entonces Beti decide salvar al gato por su cuenta, aunque sabe muy bien que tal misión es casi imposible. Una cosa es segura: Negrutza nunca se comería un pollito. En pocas palabras, le gusta jugar demasiado y, a veces, sus patas pueden convertirse en garras afiladas sin que ella se dé cuenta. La propia Beti lo ha sentido más de una vez en su propia piel, aunque sabe protegerse.

«Es muy posible —piensa el pequeño perro salchicha—, que mi amiga, la gata, confunda a los pollitos con peluches, que son tanto más atractivos cuando se mueven. Pero ¿comerlos? ¡Nunca! Negrutza se comería un ratón, sí, ¡pero no una bonita bola de pelusa! A decir verdad, la veo sobrepasar el límite, sin saber dónde detenerse y, luego, frente a un pequeño cuerpo sin vida, extremadamente asombrada y molesta, sin entender qué pasó y de qué es culpable».

«Necesito un buen plan —piensa Beti—. Me voy a esconder detrás de la canasta en la que Motzata eclosionaba sus huevos. Hm, el gato ya está allí en su puesto de observación en el patio de al lado. Los polluelos están todos esparcidos en la hierba y gorjean felices, cerca de su madre. Cuidado, el felino, mi amigo, se sienta justo frente a una brecha en la cerca para que en caso de peligro haya una manera segura de escapar. Necesito algo, una herramienta, para sabotear el peligroso intento de Negrutza y salvar su vida. Beti busca por todo el granero y, en un rincón, cerca de una enorme escoba de jardín, descubre un objeto extraño, una especie de cable, con un extremo doblado en forma de U».

«Esto es justo lo que necesito. Usando este material tomaré medidas y espero tener éxito. Primero vigilaré todo con mucho cuidado, me concentraré y actuaré en el momento adecuado».

«Mi mejor lugar para observar y actuar es justo detrás de Negrutza. Tengo suerte con esta hierba que me esconde muy bien».

Los polluelos están más cerca que nunca. Muy confiada, la gata se sienta boca abajo, comienza el rechinar de dientes y el temblor convulsivo de las mandíbulas, interrumpido ocasionalmente por un maullido corto y agudo, como un grito de guerra. Beti siente que se acerca el clímax, está en la mejor posición para poder intervenir lo más rápido posible.

Negrutza se estremece violentamente en la parte posterior de su cuerpo y justo cuando es arrojada a la presa, se encuentra derribada con las patas en el aire. Fue Beti quien bloqueó sus patas traseras, utilizando el cable preparado para tal fin. Pobre gato, inmediatamente comprende que no tiene un segundo que perder si quiere salvar su propio pellejo. Entrando a gran velocidad en el patio de Fania, su ama, nuestro felino salta sobre una valla metálica y aterriza justo en un arbusto de ortigas. Al poco tiempo, Negrutza aparece en algún lugar cerca de la fuente, buscando a los ojos de Beti y evitando el sillón de Fania.

También hubo un segundo episodio, casi idéntico, pero esta vez el salto sobre la valla metálica catapultó al pobre gato directamente a las altas y afiladas espinas de un rosal. Fania, sin saber lo sucedido, trata a Negrutza con mimo y cariño, le lava las heridas con agua oxigenada y luego las unta con una crema de hierbas elaborada por ella misma. Cada vez, Beti está allí, para el tratamiento, acariciando suavemente al felino con su suave zarpa.

Desde entonces, Negrutza no ha vuelto a sentir las ganas de jugar con los polluelos, esquiva las ortigas y huye aterrorizada al ver una rosa por hermosa que sea. Cada vez que Fania la recibe en sus brazos y la acaricia suavemente, aunque no comprenda la causa de este pánico.

Cuando hace calor, los dos amigos Beti y el gato están tumbados en la hierba y los polluelos del jardín se apiñan felices por todas partes, bajo las grandes orejas de la perra, sobre el lomo de Negrutza o bajo las alas de su madre.


Nora Râmniceanu (pseudónimo de Vărzaru Niculina). Nació el 25 de mayo de 1952 en la comuna de Izbiceni, condado de Olt. Su domicilio actual está en la ciudad de Rm. Vâlcea. Graduada en la Facultad de Filología e Historia, en el Departamento Ruso-Francés, de la Universidad Oeste de Timișoara. Actualmente jubilada. Escritora.


Foto portada tomada de: https://bit.ly/3sySVbM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s