“Las Lanzas Coloradas” de Arturo Uslar Pietri | Fernando Endara I.

Por Fernando Endara I.

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria)

 

“En toda la extensión de Venezuela comenzaba el gran incendio de la guerra. Los hombres que nunca habían vertido sangre sentían la violencia de aquella primera y durable ebriedad. Un espíritu individual, indisciplinado y cruel se despertaba en las almas”. La ebriedad de Las Lanzas Coloradas, teñidas de sangre, coloreadas del carmín del enemigo derrotado, del hermano derrotado, del humano convertido en despojo; nos condujo a la resaca de la patria. Las Lanzas Coloradas, escrita en París entre 1929 y 1930, y publicada en Madrid en 1931,  es la primera novela del escritor y político venezolano Arturo Uslar Pietri. La novela, ambientada en el llano venezolano durante las guerras de independencia hispanoamericanas es una obra fundacional de la literatura hispana moderna, una joya de la literatura de guerra o antibélica, y una apuesta por la novela histórica desde una estética americana y salvaje que desmitifica la independencia y propone una realidad histórica ambigua y confusa. Compañero de generación de Alejo Carpentier y Miguel Ángel Asturias, Arturo Uslar Pietri creó una novela experimental capaz de indagar en las profundidades de la identidad venezolana. La obra, en efecto, rompe los moldes románticos, realistas y costumbristas de la novela histórica, rechaza los personajes-símbolos y los descripciones naturalistas para quitarse toda intención didáctica, patriótica o moralizadora, para desnudarse de toda hipocresía, y, para contar una serie de historias en medio de la tragedia de la guerra.

La novela inicia sonora, evocativa, exuberante; a través de tertulias de negros esclavos, Uslar Pietri nos presenta su convulso escenario: una época de cambios, el fin de una etapa y el comienzo de otra, el ocaso de la vida colonial/imperial hispanoamericana. Un momento histórico en donde convivieron terratenientes y esclavos, aristócratas y comerciantes, negros e indígenas, españoles y criollos, republicanos y godos; un contexto incierto en donde unos y otros buscaban la mejor tajada. A partir del capítulo 2 conocemos a los protagonistas: Fernando, Inés, Presentación. Fernando Fonta, hacendado, acaudalado, latifundista, conoció las ideas liberales que circulaban clandestinas, a Bolívar y a Miranda como héroes y traidores de una gesta que estaba por empezar, se unió cobarde a las tropas republicanas al ver su hacienda incendiarse, dejó que el destino decida por él hasta encontrarse en el paredón sentenciado por el temible general realista Boves. Inés Fonta, hermana de Fernando, ensoñada en las notas de su clave, inocente víctima de los rigores del destino, le tocó vagabundear en pos de la venganza después de ser despojada y vejada por un esclavo rebelde. Presentación Campos, toro bravío de los llanos, altivo mayordomo de los Fonta, enérgico caballo de batalla, fiero rostro de la muerte, poderosa lanza que destroza cráneos, ambicioso criollo alzado, unido a los realistas por azares de la suerte, conoció el deleite de la sangre y de la guerra, se entregó al amor de la  “Carvajala”, enfermera de republicanos y godos, sucumbió en las faenas bélicas, vislumbró, mientras su anima abandonaba su cuerpo, al libertador de las Américas, al caudillo, al héroe, al tirano.

La novela consta de 13 capítulos, cada uno casi con independencia narrativa, en tema y en estilo. Los personajes se mueve por los recovecos de la historia sin sospechar el curso de los acontecimientos, nadie conoce el desenlace, no hay buenos ni malos, únicamente hay gente ambiciosa y soñadora, repulsiva e idealista, romántica y desatada, envuelta en el fragor de la querella. La intriga nos conduce a la batalla definitiva, el 12 de febrero de 1814, después de que Boves, con sus 7000 llaneros en campaña, arrasara con los republicanos hasta llegar a la ciudad de la Victoria. Aquí sucede el milagro, 2000 hombres mal preparados y sin experiencia, comandados por el general José Félix Riba consiguen el triunfo militar. El lector, lógicamente, conoce de antemano el resultado del enfrentamiento, no así la voz del narrador omnisciente que a veces, confunde su voz con la de los personajes en un estilo indirecto libre, para exponer diversas posturas ante la guerra. La novela no se “posiciona” del lado de los caídos o vencidos, ni tampoco intenta una reconstrucción de la historia enfrentada a la versión oficial bajo una perspectiva decolonial; todo lo contrario, la perspectiva de Uslar Pietri es visualizar la dimensión temporal que tiene la literatura, mediante la acción del pasado en el presente y la transformación continua del presente a través de los personajes y sus relaciones en un tiempo/espacio que, como el nuestro, está en cambio continuo, siendo, dejando o impidiendo ser en todo momento.

Las Lanzas Coloradas no puede verse como una novela histórica tradicional o decimonónica, porque no aspira a la reconstrucción de una época remota, no busca grandes héroes o ideologías, por el contrario, critica las posiciones estáticas mediante personajes encrucijados, confundidos, titubeantes, que nunca saben bien qué camino deben tomar. El universo de esta novela, como el de la guerra, está dominado por el dolor y la duda, por la incertidumbre hacia el futuro, por la incongruencia entre las decisiones y el curso de los acontecimientos que parecen irracionales, en donde lo único preciso es el final de una época. La condición humana es eso, múltiples posibilidades y ninguna certeza. La novela ilustra también, de forma magistral, el mito de la independencia, la discordancia abismal entre los planteamientos ideológicos, las ambiciones económicas y la realidad social y cultural de nuestros países. Es por ello que los personajes, como nuestros políticos, cambian de ideología como cambian de camisa, por aburrimiento e higiene. Las descripciones de las batallas son soberbias, no hay triunfadores solo vencidos, derrotados, caídos, no hay justos ni injustos más todos son crueles, “libertad” o “democracia” son palabras, como ahora, vacías de significado, prostituidas al mejor postor. La guerra de Las Lanzas Coloradas no es una hazaña ni una gesta, es una guerra intestina entre diversos sectores sociales que caotizan el cambio de época y dificultan la creación de instituciones estatales fuertes, dejando la suerte de las patrias y “ciudadanos” en manos de los recién emergidos caudillos, “hombres fuertes” con capacidad de mando en puño y palabra, que logran encarnar los deseos frustrados de rebeldes y realistas.

Nuestra América mestiza fue y es contada a través de su literatura. El logro estético, estilístico y narrativo de Las Lanzas Coloradas, la convirtieron en una novela inmortal cercana El Señor Presidente y a Écue-Yamba-ó, obras germinales que adaptaron las vanguardias europeas a las raíces étnicas americanas para configurar propuestas literarias únicas y  particulares signadas por la magia, la fantasía y la maravilla. En efecto, décadas después surgiría un verdadero boom de autores latinoamericanos, y un estilo característico de la región definido por el propio Uslar Pietri como realismo mágico. Las Lanzas Coloradas es un canto que denuncia el absurdo de la guerra, la desilusión de la libertad, la pérdida de ideales, la sensación de desolación que queda tras la batalla, un llano arrasado por la muerte. “Ya nadie es un hombre; cada cual es tan sólo una cosa fatal que sabe destruir, que quiere destruir, que no alienta sino para destruir. Los ojos ya no ven venir seres humanos, sino brazos con lanzas rojas, y los otros no ven tampoco venir hombres, sino brazos con lanzas, brazos rojos con lanzas rojas”. Leer a Arturo Uslar Pietri es una revelación de nuestra historia y de nuestra identidad. Leer a Uslar Pietri es comprobar que la magia real es la literatura.

 


Fernando Endara I. Comunicador social. Maestrante en la Maestría de Investigación en Antropología en FLACSO-Ecuador. Director, libretista y productor del programa radial “Antropología en 35 mm” emitido por flacsoradio.ec.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s