Iniciales | Juan Secaira Velástegui

Por Juan Secaira Velástegui

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria)

 

Se ve la imagen de un hombre por unos segundos en vilo y al acecho.

 

Paul Gauguin, pintor francés encerrado en su última cabaña,

es más libre que nunca;

bajo el sol, otro sol se dibuja:

salvaje, frenético, extenuante.

 

Entre las sombras aferradas al dibujo en la pared;

golpes certeros en el medio de un espacio convertido en pinceladas

cada vez más próximas a un aura infinita.

 

Gauguin se rasga las piernas supurantes, puñaladas extraviadas en la angustia.

 

Nadie quiere acercársele,

su mujer lo ha abandonado, cansada de su deterioro,

el observarlo desarmarse; muñeco vudú en hilachas mal olientes.

 

Es 1888 y Gauguin pinta, quince años antes de su muerte,

«La visión tras el sermón»,

vista por los otros con el gesto atento y beato: traslúcido;

el árbol con el rojo atiborrado.

 

Jacob y el ángel, en plena disputa,

suscitan belleza a su manera.

 

El artista buscó el paraíso aquel

donde se enclavan la memoria y el regocijo;

en el trayecto dejó su cuerpo, la salud deteriorada, el estertor y la abundancia

de la miseria diaria.

 

Él desfalleció por el anhelo de pintar; su entorno, de desidia;

sus contemporáneos, de egoísmo; sus amores, de espera.

 

Gauguin pintó las iniciales para un final,

lo hizo con altas y bajas,

fuerza y rendición, azar y conquista.

 

Se posó una tarde,

de mayo de 1903,

en lo alto de una estancia cálida,

y allí, pese a que podía hacerlo,

no desplegó sus alas

ni sobresaltó su espíritu

deslizado hacia el alba nebulosa.

 

 


Juan Secaira Velástegui (Quito, Ecuador, 1971). Licenciado en Comunicación y Literatura por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Ha publicado el libro de ensayo Obsesiones urbanas, 2007, texto crítico acerca de la obra narrativa de Humberto Salvador. Asimismo, los libros de poesía: Construcción del vacío, 2009, editorial Sarasvati, Nueva York, mención especial del premio Ángel Miguel Pozanco (España); No es dicha, 2012, editorial El Tábano, (Premio Nacional de Poesía Jorge Carrera Andrade); Sujeto de ida, 2014, Casa de la Cultura Ecuatoriana; Ribera de cristal, 2015, Ediciones de Pandora, Tampa-Florida; La mitad opuesta, 2017, editorial S Libros; Caracoles hacen círculos en las sienes, 2017 (Una de las plaquetas ganadoras de la colección Cronología del Espejo, de Editorial Despertar); y La malsana marcha a contraluz, 2018, Jaguar editorial. Ha sido en dos ocasiones uno de los triunfadores del concurso de cuento El Retorno, y, en dos oportunidades, uno de los ganadores del certamen nacional de poesía El Retorno. Se adjudicó un accésit en el concurso de poesía organizado por la revista española Katharsis. Fue reconocido con el premio a la trayectoria literaria, Puente de Palabras del Mercosur, Rosario, Argentina, 2020. Forma parte de antologías nacionales e internacionales. Las más recientes son la antología Voces del Café, publicada por Nueva York Poetry Press, 2018; y la Antología de poesía iberoamericana actual, publicada en España en el 2018. Su obra poética ha sido traducida a varios idiomas y ha recibido reconocimientos en el Ecuador y en el extranjero. También dibuja y pinta, con su mano menos hábil, pues, debido a una enfermedad, dejó de ser diestro para aprender a utilizar su mano izquierda. Lo sigue intentando. En el 2019 presentó sus dibujos en la muestra colectiva El arte es dicha.

 


Foto portada tomada de: https://bit.ly/3rglaL8

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s