Convulsión | Malú Suárez

Por Malú Suárez

 

Sollozos perdidos en el campo azulado,

entre las ramas que una vez sudaron sus dúctiles frutos,

una honda raíz nacida en el mar,

sentada siempre a las puertas del Gran Misterio,

aventurándome a entrar,

jocosa la vida se cierra,

el plañidero grito envuelve los epitafios con ignorantes lágrimas,

las elegías se vierten sobre los cascarrones aún vivos,

la consciencia y la ciencia uniendo sus pasos hacia el Ser,

gastadas vanguardias filosóficas enmarañadas por exquisitos nudos mitológicos,

acariciando los archivos del Akasha, me quedo dormida, despierta, muerta, viva,

fotones que desaparecen para elucubrar sobre el fino hilo que teje las llamas a mi cuerpo,

los muros dionisíacos caen en cascada formando el vestido del arte y del placer,

el abandono en letanía es el sendero de las brisas frías,

el canto de los mirlos escalándome el alma,

hurgando ansiosos el perdido deleite de volar,

el dolor perpetuado se deja oler en las paredes de la ignorancia,

de este ostracismo, habitado por los traumas, hablan las semillas de mi pecho,

la Verdad se internó en las mentiras, pero quería ser el llanto de los cortes fluviales en mi piel,

alzar las flores del más bucólico sueño en ordalía,

en ofrenda al Tíbet por sus profanos besos,

temprano anochece mi cuerpo y las tibias mañanas rozan mi sed con su fuego,

el genoma cantante e imperante, perdido en las teclas de un piano asonante,

adheridos los besos al silencio rosa que me roza,

de cada dedo brota una melodía mojada de lo imposible,

colocando alfileres en el campo, y los pies desnudos cantando,

en las azafranadas manos del delito yace la ictericia de los eones explotando,

todo presto para romper con el dictamen social,

con sus formas y lugares comunes,

con sus creencias por burda herencia,

y con su vaga o nula búsqueda de lo imperecedero,

flotando entre las olas de la temprana infancia, convertidas, hoy, en patrones neuróticos,

rompe la Tierra en llanto,

sus engranajes ciegos dejan brillar la ignorancia que contentos los habita,

mi vida no se disculpa por condenar los automatismos carentes del Ser y la ignorancia que sugiere que la erudición es sabiduría,

el Egeo está abierto si quieres romper el vapor vacío de tus palabras,

la sociedad aprieta los ríos esnobistas contra mi cuerpo,

me sacudo reactiva,

emociones radioactivas ruedan por mi encendido esqueleto,

se requiere tacto para lo impalpable,

¿para qué mojar las respuestas con tu voz seca?

Ve y transita tus miedos, sin miedo.

 


Foto portada tomada de: https://bit.ly/39DLqth

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s