Don Juan en los tiempos del Coronavirus | Oscar Guaygua Tumbaco

Por Oscar Guaygua Tumbaco

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria)

 

Foto: Oscar Guaygua.

En la comunidad de Don Juan del cantón Jama en Manabí, la música de las olas envuelve el lugar. La brisa golpea los rostros de 8 lugareños, que junto a gaviotas y un perro blanco esperan la llegada de dos lanchas pesqueras. De repente, los ladridos del canino dan la alerta de que se acerca la primera embarcación.

El mamífero toma la posta para el recibimiento; olas pequeñas chocan contra su cuerpo, mueve la cola como un péndulo, señal de que a divisado a su dueño.

La lancha que trae dos ocupantes toca tierra sin mucha prisa; el amo del cuadrúpedo desembarca por babor; lleva puesto un buzo color celeste y sobre este un traje impermeable azul, botas blancas y una gorra negra con blanco. José Alcívar o Pepe como le dicen de cariño sus amigos, es recibido con alegría por su esposa Vanesa, un hijo menor de siete años y el can.

Alrededor del bote, mujeres, niños, hombres y gaviotas curiosean el contenido que trae. Un témpano de seriedad del rostro moreno de Pepe, indica que la pesca no ha sido buena. Dos hombres apuran a sacar una gaveta llena de pámpano.

—¿Eso es todo? —pregunta uno de ellos a José y este responde que “sí”.

Estamos en octubre y por estas fechas, el aguamar adentro es fría y no hay muchos peces me comenta Alcívar. La marea baja hace que el bote se quede embancado. Pepe se sienta junto a su esposa e hijo por estribor, para esperar la segunda lancha en la que viene su hijo Jonathan.

El amor en los tiempos del Coronavirus

A sus 16 años, Jonathan Alcívar, el mayor de cuatro hermanos del matrimonio de José Alcivar y Vanesa Tumbaco, tiene dos motivos importantes para levantarse a las 3 de madrugada a pescar. El primero, es que su papá le cedió el cargo de una de las dos lanchas de fibra que posee. El segundo, su mujer Merly Cedeño de 14 años.

Foto: Oscar Guaygua.

Ambos adolescentes se conocieron en el mes de marzo, cuando el Estado ecuatoriano mediante estado de excepción, decidía confinar a la mayoría de sus ciudadanos, para evitar los contagios masivos del Covid-19.

Merly estaba de vacaciones en Don Juan cuando conoció a Alcívar hijo. Había venido desde Machala junto a su mamá y tres hermanos a casa de unos familiares. Tenían previsto volver a finales del mes de marzo a Machala, pero el destino quiso que no fuera así.

En el transcurso de los últimos 5 meses, los enamorados sorprendieron a los padres, comunicando la decisión de vivir como marido y mujer. Vanesa se opuso al principio ante la determinación de su hijo. Le explicó que no era posible aquello por la responsabilidad que implicaba tener un hogar, pero la voluntad de su primogénito pesó, actualmente la pareja vive en casa del matrimonio Alcívar Tumbaco.

El Confinamiento de los Alcívar

Cuando el 16 de marzo de 2020 se declaró el estado excepción, la captura de peces pelágicos tipo pámpano estaba en su punto más alto en Don Juan. Y es que, desde el mes de diciembre hasta abril, mar adentro, el agua está caliente y es ideal para la pesca en la costa ecuatoriana.

Foto: Oscar Guaygua.

En los 30 primeros días de confinamiento, José, recuerda que la incertidumbre y desinformación reinaba; ninguna autoridad de la Alcaldía, ni del Ministerio de Salud, se hizo presente. Paralizar la pesca fue un acuerdo de todos los lugareños, aunque eso significaba dejar de percibir más de USD 100 diarios por cada pescador.

José y su familia lograron sostener los gastos con la venta de pescado congelado que tenían.

—No sabíamos que mismo era lo que causaba ese bicho —así le nombra al virus—. Lo que estaba pasando nos enterábamos por redes sociales o el noticiero. Hasta ahora no viene ni el alcalde de Jama, ni los de salud. Acá tuvimos que organizarnos nosotros como pueblo —sentencia, mientras da la bienvenida a su hijo.

Cuando el Covid-19 empezó a cobrarse vidas masivamente en el país, los habitantes del lugar se unieron para prohibir la entrada de personas que nos pertenecían al poblado. Pusieron un peaje y mediante turnos rotativos se pasaban la vigilia; solo dejaban entrar a vehículos que abastecían a la población de alimentos y combustibles.

José ayudó en los turnos y en los quehaceres domésticos. En el mes de mayo, cuando empezó a escasear algunos alimentos en el poblado, decidieron junto a Vanessa irlos a buscar a Pedernales, ya que Jama vivía una situación igual. Recuerda que en ese mes también se enfermaron posiblemente de coronavirus.

¿Coronavirus o Dengue?

En la segunda semana de mayo, la familia Alcívar festejó el día de las madres. En aquella reunión más de 10 personas comieron y vivieron, despreocupados de las angustias que cada uno estaba pasando. Los vasos llenos de currincho, bebida artesanal dulce que se obtiene de destilar la caña y que es típica de Manabí iban y venían en la casa. Entre risas y anécdotas se les fue el día.

En la madrugada del domingo 10 de mayo, José empezó a sentirse mal. Un dolor de cabeza lo atormentaba, pensaba que era producto de la resaca, pero a la cefalea le acompañó fiebre y diarrea.

Foto: Oscar Guaygua.

En Don Juan no existía farmacia alguna en el mes de mayo. La gente compraba medicinas en Jama, o sea, se desplazaba 15 minutos para adquirirlas. En ese mes, también estaba el auge de las ramas de eucalipto. Los vendedores de legumbres las vendían como la planta milagrosa; según ellos, algunos enfermos de Covid-19, se curaban con vaporizaciones o infusiones de la misma.

Vanessa tenía unas cuantas ramas de eucalipto en casa; empezó a hacerle vaporizaciones e infusiones a José por alrededor de una semana, también le daba la pastilla Umbral, pero en ese transcurso también enfermó.

Uno a uno cayeron con fiebre y dolor de cabeza en la familia Alcívar, pero fue Vanessa la que sufrió más los efectos del malestar.

—Cerca de un mes pasé con fiebres, dolores de cabeza, diarrea y una tos que no me permitía respirar. Fuimos a buscar un médico en Jama y nos indicó que era dengue lo que tenía. Ni siquiera me hicieron exámenes y los medicamentos que me mandaron no me ayudaban en nada —expresa mientras sus ojos se clavan en el mar.

Y es que precisamente cuando le empezó a faltar la respiración una mañana, su marido, la llevó a la playa, para que la brisa del mar le llegue a los pulmones.

Hay dos momentos terroríficos que nunca olvidará este año Vanessa. El primero, haber estado en medio de una tormenta eléctrica mar adentro y el segundo, aquella mañana en la que sentía que el aliento de vida se le escapaba. Después de aquel día, Vanessa se sintió mejor, fue como si el mismísimo mar la hubiese salvado de las garras de la muerte.

La vida continua

Después de haber superado la enfermedad, los Alcívar Tumbaco al igual que otras familias, siguen esperando la presencia de las autoridades. En Don Juan no se sabe si realmente el Covid-19 está presente. El levantamiento estadístico del Ministerio de Salud Pública del Ecuador, indica que en el cantón Jama hay 89 casos confirmados de Covid-19. Sin embargo, las campañas de pruebas rápidas o PCR (Reacción en Cadena del a Polimersa) que se promocionan en las grandes ciudades, simplemente no se conocen en el poblado de Don Juan.

Foto: Oscar Guaygua.

La gente ha decidido seguir con sus vidas e incluso el uso de las mascarillas ya no es útil para ellos, salvo cuando tienen que viajar para otras poblaciones.

José actualmente busca un préstamo de 1000 mil dólares para arreglar su transmallo que se ha deteriorado. Debe estar listo antes del invierno, pero con las pérdidas económicas que tuvieron por la paralización, no tiene un fondo para solventar esa actividad. Pese a todo está agradecido con Dios y la vida como dice, por haberle permitido que todos sus familiares se encuentren salvos.

 


Oscar Guaygua Tumbaco (1983). Manaba-serrano, periodista independiente, aficionado a la fotografía, en proceso constructivo para ser escritor. Pertenece a los clubes de lectura del Fondo de Cultura Económica, Carlos Fuentes, sede Quito. En el 2019, junto a otros participantes del Taller de Escritura Creativa de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, publicó dos cuentos en el libro Antología – Taller 2018-2020 que se presentó en la Feria Internacional del libro en Quito 2019.

Un comentario en “Don Juan en los tiempos del Coronavirus | Oscar Guaygua Tumbaco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s