Crónicas Centaurianas | Natalia Meneses

Por Natalia Meneses

 

Parte 1

Andén 3-Zα4

 

Son las 18 horas menos 8 minutos y el ajetreo del cierre de la tarde se siente más denso a esta hora; ya estoy próxima a volver a casa después del entrenamiento y espero sola en el andén 3-Zα4. A pesar del ruido y algunos anuncios en los altavoces, el lugar es agradable para sentarse y leer. Hay máquinas dispensadoras de agua que solo se accionan si una lleva su envase personal de vidrio de 250 ml cada hora; hay que presionar la huella digital en una pantalla para que se active el rellenado, luego una flecha roja activa un botón para dispensar un líquido amarillo a manera de aerosol que limpia las manos y desinfecta. “Puede retirar su envase” se lee después de que las manos han quedado limpias.

Me siento y miro la pantalla holográfica que proyecta imágenes y noticias. En “Crónicas de la línea de tiempo, hoy presentamos el relato de Ovidia”, se anuncia que la crónica presenta contenidos que pueden resultar delicados y ofensivos para la raza humana, se aconseja discreción. ¿Y a qué vienen todas estas advertencias? ¿Aun después de tantos siglos los humanos se sienten lastimados por opiniones sobre su raza? Pienso que tiene que ver con lo que se lee de historia centauriana en el libro Galácticas 0015; hasta ahora recuerdo esa lectura que hicimos en la escuela, y es por mi pasión de leer, de hecho. Todos leíamos, a todos nos gustaba, no recuerdo a alguien quejarse o decir que esa asignatura era aburrida, más aún cuando nos enviaban a leer textos de 500 páginas. En el libro de Galácticas, capítulo: Historia Centauriana, se relataba la última batalla de SOLES y el inminente extermino de la raza humana, de cómo después de 50.000 años se llevó a cabo el protocolo XPAR/DIMISSE y cómo se desalojó AQUAS. Aparte de la historia centauriana, debimos aprender las equivalencias lingüísticas que tuvieron que aplicar para que los humanos entendieran a qué se refería el protocolo y cómo serían retirados de aquel planeta que, a pesar de todo, no fue destruido al término de la guerra de SOLES.

Resulta que, en toda la galaxia, a aquel planeta se lo conocía como AQUAS, un equivalente a ‘agua’ en idioma terrícola perteneciente a la lengua española, y significa dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. Es curioso leer que los humanos lo habían llamado TIERRA y luego se hacían llamar terrícolas, en fin…, los planetas acuáticos fueron monitoreados por centurias debido a sus yacimientos del elemento en grandes cantidades, recursos hídricos y especies animales y vegetales, pero el gran problema siempre fueron las plagas. Una de las más comunes eran los histrópodos, seres humanoides casi inteligentes que devoraban todo a su paso y deterioraban los lugares; nunca se imaginaron encontrar a otra especie destructora, hasta que encontraron a los HUNGUIS CELENIOUS, o como fueron conocidos después: HUMANOS. Esta especie tenía la particularidad de desarrollar una inteligencia elevada y no solo de destruir su medio ambiente y asesinar a su propia especie para su beneficio; eran una mezcla de otras especies similares identificadas en 7 galaxias y 220 planetas acuíferos. La particularidad de esta especie era que, donde había agua, podían resistir y evolucionar hasta convertirse en plaga de su propio hábitat. Durante 200 millones de años, se rastreó y registró su procedencia hasta que se encontró su verdadera raíz genética, su origen más remoto: después de millones de años había mutado para dar paso a diversos híbridos y se había mezclado tantas veces hasta que, en la centuria 3900, se registró en el Libro de las Especies como plaga. Se encontraron 3 raíces principales en 10 diferentes partes del universo conocido, los CRACOS, los EPSIDIOS y las MANCRAS, lo interesante de estas tres subespecies era que todas tenían el mismo ADN inicial, sin embargo, sus rasgos eran totalmente distintos. Por ejemplo, los CRACOS, considerados la variación más fuerte, eran de piel negra, ojos color lapislázuli, estatura de 3 metros, pelo abundante y expectativa de vida de 7000 años. Los EPSIDIOS, humanoides de 4 metros, tez lechosa sin cabello, una expectativa de vida de 5000 años, ojos negros casi sin iris, de extremada fuerza e inteligencia, se adhirieron al protocolo XCLOR hace 800 millones de años antes del exterminio de los humanos. Y las MANCRAS, en su mayoría hembras de 3 metros de estatura, piel amarilla y ojos rasgados. Establecieron las primeras bases de los viajes interestelares. Se registra que, hace más de 13000 centurias, mucho antes del extermino de los humanos, se perfeccionó la navegación en base a la velocidad de la luz y los portales interdimensionales, se las conoce como pioneras y fundadoras de la tecnología galáctica que continúa perfeccionándose hasta este tiempo. Se adhirieron al protocolo XCLOR hace 500 millones de años. Su expectativa de vida era de 5000 años también. De estas tres razas, derivaron todas las que después fueron encontradas y registradas como brotes en los planetas acuíferos o acuáticos, y también registraron una más como resultado de estos mestizajes, RAYENS. De tez roja, cabello abundante y negro, ojos de diversos colores, increíblemente esta especie tenía una expectativa de vida de 1000 años. Debido a la propagación de especies no solo de raíz humanoide sino de 5000 especies registradas en todo el universo, se creó el protocolo XCLOR. Según recuerdo, este estatuto establecía un marco de paz para mantener el orden en la galaxia, y evitar guerras y catástrofes entre cuadrantes espaciales. Uno de los estatutos y prohibiciones del protocolo fue la manipulación de material genético de todas las especies, la clonación y experimentación eran sancionadas con duras penas, entre ellas, la muerte. Después de lograr el registro y rastreo de la historia y evolución de estas especies, se determinó que todas las razas humanoides habían experimentado con su ADN y creado algunas nuevas cepas a partir de fertilización artificial y clonación. Uno de aquellos experimentos dio origen a 27 plagas humanoides que fueron exterminadas una por una, hasta dejar solo 3 en toda la galaxia. Se endurecieron los reglamentos en el protocolo XCLOR vigente hasta estos tiempos, pero ahora se sanciona con más rigor la manipulación genética para todas las especies registradas en el universo. El planeta llamado AQUAS fue uno de los últimos en ser invadido para el exterminio total de las plagas. Después de varios millones de años de experimentación para determinar el origen de la plaga que habitaba en AQUAS, se descubrió la cepa que la originó. Lo increíble de la investigación fue que había 5 cepas distintas en AQUAS.

Recuerdo aquel libro como si lo estuviera leyendo hoy, lo recuerdo todo, creo que es mi libro favorito: tiene datos de especies, botánica, genética, historia, tecnología, astronomía y lingüística. Lo estudiamos muy a fondo, la historia, el origen…, pero ¿por qué no ahondamos sobre el origen y evolución de los Reptilianos o los Grogens como ese que acaba de sentarse frente a mí? Es un Grogen típico, de ojos aguados y tez negra manchada, no se da vuelta para verme, está inmerso en sus lentes de realidad virtual, seguro está revisando alguna lectura o alguna crónica más interesante que el relato de Ovidia. Aunque no creo que exista un relato más interesante e increíble que el de Ovidia, siempre me fascinó su historia. Pensaba en todo esto en el andén mientras esperaba el vagón en el que regresaría a casa.

 

(Enseguida se proyectará el relato de Ovidia. Por favor utilice el código οϖιδια para acceder al menú de preferencias y elegir el idioma encriptado deseado)

 

Hay un rumor o una “noticia suelta” como la llaman, de que se pretende eliminar completamente a la raza humana del cuadrante galáctico 002z58-α. La galaxia es tan grande que la dividieron en 120 cuadrantes: en todos se encontraron plagas humanas. “Es de vital importancia erradicar para siempre esa especie”, lo leí alguna vez. Mediante el tratado Alfa-Centauri-XCO, se quiso exterminar por completo a la raza humana, se contó la historia tomada del libro de Galácticas y se enfatizó la importancia de no dejar que volvieran a reproducirse por ningún motivo. Asimismo, se erradicaron pestes y enfermedades que fueron producto de la misma proliferación de humanos y experimentos de ellos mismos para su autocontrol y autoexterminio. De la misma manera quisieron borrarlos y establecer un lineamiento que prohibiera definitivamente la mezcla de estas especies o su supervivencia.

Hay un pequeño espejo en la tapa de mi CNTX: es para leer hologramas cutáneos con más rapidez. Me miro y veo mi reflejo, mi reflejo humano. Hace dos meses, en un viaje a Meridian, me senté en un vagón, sola, únicamente con la compañía de mi libro holográfico de INAN SANDERS Regreso a Andrómeda, y fue ahí cuando una extraña LIBANON me soltó la mirada más horrible, de desprecio, me miraba como se mira a lo más asqueroso del mundo, como si me quisiera aplastar lo más pronto posible. Podía sentir el desprecio hacia mí, hacia mi raza. Quizá haya más que nos detesten, pero tal vez no lo muestran, puede ser porque cualquier forma de discriminación y maltrato a cualquier especie está penado y se sanciona duramente. El tráfico de especies, la tortura y la explotación son asuntos prohibidos. Se dice que llegar a instaurar un orden en el cuadrante tomó mucho esfuerzo, acuerdos, estatutos, no todos se adhirieron. Con la segunda guerra de SOLES, vino la destrucción de 3 planetas acuíferos y, tras ello, la firma definitiva del protocolo XCLOR. Todas esas historias se convirtieron en datos de referencia para crear historias fantásticas de toda la galaxia, no solo de los humanos, sino de todas las criaturas racionales que ahora se adhieren a tratados y acuerdos, en especial, nosotros los centaurianos. Es así como se puede circular en el cuadrante, visitar planetas, adquirir bienes por medio del trueque, visitar galaxias donde es posible descansar del tráfico inter dimensional y si es posible quedarse para siempre en uno de aquellos planetas que según cuentan las historias y las crónicas tienen mucha agua.

En medio de todas estas cavilaciones, vuelvo a mi reflejo, a mis rasgos humanos, mi tez un poco pálida y rojiza, veo mi nariz: es grande y tiene una línea chueca hacia la frente, mis ojos son pequeños, de color azul, mi cabello es castaño claro enredado y revuelto, peinado hacia atrás en una trenza. Cuando salgo de mis entrenamientos, me gusta trenzarlo, pero comúnmente lo llevo suelto. Mi cara es redonda y mis orejas son pequeñas. Soy pequeña de contextura y tengo senos grandes, aunque no soy ancha, tampoco se puede decir que soy delgada, me gustan mis curvas, pero tengo la impresión que siempre estoy muy seria y sonrío muy poco, lo sé porque, hace poco, vi una grabación de nuestro grupo trabajando en el centro de mando N-52 y, mientras nos filmaban, yo me mantenía concentrada en mi trabajo sin advertir a nadie, con el ceño medio fruncido y seria. Pero eso me tiene sin cuidado. Me gusta cómo huele mi piel porque le pongo un aceite sin nombre que nos dieron en el Centro Gris, dicen que sirve para suavizar la piel, tiene un aroma extraño, cítrico, tiene el dibujo de una planta o algo que en botánica estudié alguna vez, se llama flor. En fin, pienso que ese aceite mezclado con el aroma de piel da como resultado un olor suave típico de mí. A que somos de veras seres extraños, ¿qué es extraño? ¿por qué nos llamaron plagas alguna vez y quisieron borrarnos para siempre? Como se leía en aquel libro: limpieza y exterminio total de humanos. Miro a la Ringcrand que se ha sentado junto a mí, es hembra, lo puedo advertir porque lleva los tres anillos negros típicos de su especie en uno de sus dedos; casi todos son iguales, pero al mirar sus manos, es posible definir si son hembras, machos, binarios o penta-sexuales. Tiene los ojos grandes y la boca redonda con dos ventosas púrpura; esta especie no tiene nariz, pero se notan sus branquias en el cuello, eso indica que son anfibios, su cabello es verde y abundante, lleva el traje biomecánico como todos aquí. Tiene un dispositivo CNTX muy parecido al mío. La miro, no me parece extraña, me parece hermosa, se nota que su piel color seda rosa es suave. Se concentra en su dispositivo, no mira a nadie, pero tal vez con sus antenas sensoriales advirtió que la estoy observando y tal vez hasta sabe lo que estoy pensando, son seres tan avanzados.

Hay tantas criaturas y seres en la galaxia, todos complejos, todos distintos y todos conviven y transitan tranquilamente como en este andén, tienen asuntos en qué pensar y lugares a donde ir, no les interesa la apariencia ni la situación de nadie más.

 

(Empieza el relato de Ovidia…)

 

[continuará…]

 


Foto portada tomada de: https://pixabay.com/es/photos/matriz-sistema-en-el-sistema-5028024/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s