Prometeo, cinco vueltas de tuerca | Juan Carlos Morales

Por Juan Carlos Morales

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria)

 

Pintura “Prometheus” de Theodoor Rombouts (1597-1637), KMSK Brussel. (https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Prom%C3%A9th%C3%A9e.JPG)

Uno. En el mito clásico, Prometeo se alía a Zeus en contra de Cronos. El nuevo dios urde una treta para quedarse con los sacrificios del toro, pero Prometeo lo engaña sutilmente. Encolerizado niega el fuego a los mortales. Prometeo, con la ayuda de Atenea, entra sigilosamente al Olimpo y hurta el elemento del carro de fuego del Sol. Al enterarse que Prometeo ha entregado el fuego a los humanos, Zeus lo castiga amarrándolo a un pilar en las montañas Caucásicas donde un buitre devora todo el día su hígado, que vuelve a crecer por las noches, refiere Robert Graves (Los mitos griegos, Ariel, 2012).

Dos. Franz Kafka (Cuentos fantásticos, Fontana, 1994), en 130 palabras, deconstruye este mito en cuatro versiones. 1) el relato del encadenamiento y del ave de rapiña; 2) Prometeo aguijoneado se hunde en la roca hasta fundirse; 3) la traición fue olvidada, los dioses la olvidaron el mismo la olvidó; 4) “Se cansaron de esta historia insensata. Se cansaron los dioses, se cansaron las águilas, la herida se cerró de cansancio. Quedó el inexplicable peñasco”.

Tres. Con este ardid literario, el filósofo Byung-Chul Han ha escrito el libro La sociedad del cansancio (Herder Editorial, 2016), donde afirma que el mito de Prometeo es “una escena del aparato psíquico del sujeto de rendimiento contemporáneo, que se violenta a sí mismo, que está en guerra consigo mismo”. El ego –transformando en un supuesto “éxito” en la vida y por eso una suerte de estar encadenado- es el que devora a estos zombis en que se han convertido los humanos que se creen que viven en libertad. El dolor del hígado, que en sí es indoloro, es el cansancio. Propone ante esto la filosofía como resistencia y la contemplación como un camino (él mismo cultiva su propio jardín).

Cuatro. Han se olvida la continuación del mito. Prometeo advirtió a su hermano Epimeteo de casarse con Pandora, creada insensata, traviesa, perezosa y bella. Esta liberó la jarra donde estaban todos los males –vejez, fatiga, enfermedad, demencia, vicio, pasión– incluida a la engañosa Esperanza, quien “los disuadió de cometer un suicidio colectivo”.

Cinco. Esquilo en Prometeo encadenado (DeBolsillo, 2009) escribió: “Es mejor morir de una vez que sufrir miserablemente todos los días”.

 


Juan Carlos Morales Mejía (Ibarra, 1967). Es Magíster de Estudios Latinoamericanos, mención Cultura, por la Universidad Andina Simón Bolívar; tiene una especialización en Historia del Arte, periodista por la FACSO, de la Universidad Central; fotógrafo por el Centro de Imagen de la Alianza Francesa y ha sido becario de la UNESCO. Además, tiene una especialización en Historia del Arte. Realiza el proyecto Mitologías de Ecuador, que reúne investigación mitológica, desde la vertiente literaria con más de 150 relatos investigaos y escritos. Como parte de este proyecto, de Editorial Pegasus, sobre mitos de Ecuador ha publicado: Mitologías de ImbaburaLeyendas de Ibarra, Los dioses mágicos del Amazonas (mitos shuar, cofanes, siona, quichuas, huahoranis) y los cuadernillos de: La Caja Ronca, El duende de Íntag, El duende de San Vicente y el texto El Gobierno de San Pedro y San Pablo, traducido al inglés y francés, e ilustrado por José Villarreal. Realizó un acercamiento a la vida del músico popular Segundo Rosero, con el libro Cómo voy a olvidarte. Es co-guionista e idea original del film del mismo nombre que se rodó en septiembre de 2003 en Imbabura. Efectuó una antología de literatura y fútbol en Historia de Pelotudos. Escribió tres libros sobre historial local, para los 200 años del Reasentamiento de Riobamba, para Editorial Pedagógica Freire: Riobamba: del Luterano al terremoto; Riobamba: la villa peregrina y Riobamba: antiguos oficiosEs autor de Fabulario del dragón, libro de cuentos fantásticos, traducidos al inglés y francés, ilustrado por el artista Jorge Porras. Ha publicado La campana en el espejo (poesía) y poemario Arquero de Luna y Circus. Editó el audiolibro La Marcha del Ratón, con ilustraciones de Pablo Caviedes, y música del autor, sobre los derechos de los niños en época de migración. Recorrió parte de América Latina para escribir el libro: Graffiti: en clave Azul. Ha trabajado en los diarios La Verdad, de Ibarra, Hoy y El Comercio, de Quito, durante diez años. Escribe crónicas de viajes para la revista Ecuador Infinito. (http://juancarlosmoralesmejia.blogspot.com/p/contacto.html)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s