El caminante de dos eras | Liliana Celeste Flores Vega

Por Liliana Celeste Flores Vega

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria desde Perú)

 

Una luna gibosa y amarillenta derramaba su fantasmagoría sobre la montaña vieja haciendo del paisaje una estampa tan familiar como anacrónica. El conde Randolph Waleska se encontraba de pie en el torreón principal de su castillo desde donde podía contemplar la aldea que durante años había protegido de los ataques de hombres lobos, brujas, espantapájaros vivientes, zombis y otros engendros del infierno.

Esos eran sus dominios, pero días atrás habían llegado los Inquisidores y un grupo de Caballeros de Dios con la misión de erradicar a los servidores del Diablo… Y eso lo incluía a él pues era un vampiro. El Sumo Pontífice había ordenado su ejecución a pesar de que él había sido el protector de aquellas tierras durante centurias.

Los vio llegar por el sendero flanqueado de álamos blancos portando antorchas y estandartes con el símbolo de la Sacra Orden, al menos no habían sido tan traicioneros y cobardes de atacarlo durante el día. El vampiro estaba dispuesto a luchar y así lo hizo cuando los Caballeros de Dios ingresaron a su castillo violentando las macizas puertas de roble con un ariete bendecido. Uno tras otro cayeron los Caballeros de Dios, eran hombres valientes y formidables soldados pero al final de cuentas eran simples mortales cuya fuerza no podía compararse con la de las criaturas infernales que él acostumbraba enfrentar, sin embargo eran demasiados y el vampiro se sentía agotado.

Ya había acabado con todos y se disponía a tomar un respiro cuando sintió su cuerpo paralizado, a duras penas pudo girar y vio en el centro del salón a una mujer vestida con un hábito blanco y dorado, sin duda era aquella a la que llamaban la Hermana Santa. Ella sostenía una reliquia: Una cruz de oro que contenía un pedazo de madera de la cruz de Cristo.

—¡Ríndete, Randolph! —exclamó ella con la reliquia en alto, aquella voz le era familiar, el vampiro se estremeció cuando la miró a los ojos.

La reconoció, aunque la última vez que la había visto era solo una muchacha y ahora era una mujer de edad madura. Una aldeana nacida con el don de la visión, muchos creían que era una bruja, él la había salvado de la horda de campesinos ignorantes que querían lapidarla y la llevó a su castillo. La protegió y le enseñó a usar su don, no pudo evitar enamorarse de ella, pero cuando le confesó su amor y le propuso abrazarla para convertirla en su compañera ella huyó. Habían pasado más de cuarenta años y él había amado a otras mujeres, pero aún la recordaba.

—Marianne ¿Cómo puedes hacerme esto? —le preguntó el vampiro —¿Ya no recuerdas cuándo te salvé y te protegí?

—Lo recuerdo —le respondió ella sin dejar de sostener la reliquia —por eso he intercedido por ti, si te arrepientes y abrazas la Fe el Sumo Pontífice te otorgará la paz, serás libre de tu maldición y recuperarás tu alma.

—¡Nunca! ¡Soy lo que soy y no tengo nada de qué arrepentirme! —exclamó el vampiro.

—Entonces no me dejas otra opción —dijo ella y empezó a recitar una plegaria, el vampiro sintió que las fuerzas lo abandonaban.

El vampiro intentó resistirse, pero cinco Inquisidores portadores de reliquias santas ingresaron al castillo y se unieron a la plegaria de Marianne. Randolph cayó al suelo sin fuerzas. Lo ataron con cuerdas de cáñamo, lo colocaron en un ataúd de madera de rosa salvaje, lo subieron a una carreta y lo llevaron a la abadía en donde los esperaba el Sumo Pontífice.

—Conde Randolph —dijo el Sumo Pontífice —en reconocimiento por haber defendido a los aldeanos de aquellos engendros del infierno y a petición de nuestra Hermana Santa se te ofreció la salvación, pero la rechazaste. Ahora te condeno a una eternidad de angustia, permanecerás encerrado en este ataúd, enterrado en las catacumbas de esta sagrada abadía bajo reliquias santas y vigilado por los Caballeros de Dios, mientras exista nuestra Sacra Orden permanecerás bajo tierra.

Y pasaron los siglos… Hasta que un día el vampiro sintió que su cuerpo entumecido recuperaba el movimiento. Poco a poco las fuerzas volvieron él, rompió la madera petrificada del ataúd, sobre él cayeron las reliquias que habían perdido su poder y las hizo a un lado con disgusto, luego se abrió paso entre los escombros pues la sagrada abadía y la Sacra Orden hace mucho tiempo que habían dejado de existir.

El vampiro salió a la luz, la luz del día que no lo quemó, solo le causó un leve cosquilleo sobre su piel amarillenta y arrugada. Entonces notó que el sol se veía pequeño y lejano en un cielo plomizo. Todo a su alrededor era yermo y gris.

Caminó entre las ruinas de un mundo que ya no existía hasta que divisó lo que parecía una ciudad con altas torres de vidrio y metal. Se quedó de pie ante la enorme puerta de metal, entonces un extraño dispositivo salió de la misma puerta, lo examinó y escuchó una voz que era un remedo de la voz humana: “Vida detectada, humano infectado con el virus vampírico, haciendo diagnóstico respectivo… Es recuperable”

 


Liliana Celeste Flores Vega (Lima, 1976). Escritora, actriz y modelo alternativa. Ganadora del primer lugar en el concurso de cuentos de terror de la Sociedad Histórica Peruana Lovecraft con su cuento “La criatura de los humedales” (2014). Segundo lugar en el concurso de cuentos retrofuturistas organizado por la Comunidad Steampunk del Perú con su cuento “La promesa cumplida” (2016) y tercer lugar en el mismo concurso con su cuento “Memorias perdidas” (2017). Publicó de manera independiente el poemario “Memorias de una Dama Blanca” y el compendio de cuentos “Anacrónicas” (2016). También ha participado en la muestra de cuentos de terror “Tenebra” de la editorial Torre de Papel (2017) y en las antologías “Cuentos peruanos sobre objetos malditos” (2018), “Cuentos sobre brujas” (2019), “Encuentro en otros mundos” (2019) y “Cuentos sobre la Luna” (2019) de la editorial El Gato Descalzo. Es colaboradora de varias revistas digitales como El Narratorio, Penumbria, Letras y Demonios, Tenebrarum y otras. Es autora del blog literario “Memorias de una Dama Blanca”: http://lilinaceleste.blogspot.com / Facebook Oficial Lileth / https://www.facebook.com/lilethoficial

 


Foto portada tomada de: https://www.pxfuel.com/es/free-photo-ooncm

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s