Herman Melville a través del método poético de Edgar Allan Poe | Yalilé Loaiza Ruiz

Yalilé Loaiza Ruiz

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria)

 

Como lectores, en ocasiones, creemos que las obras que disfrutamos son fruto de la inspiración o de un momento de éxtasis que vivió el autor. Sin embargo, Edgar Allan Poe, escritor, poeta y crítico romántico estadounidense, con sus Métodos de Composición (The Philosophy of Composition, 1846) borra lo antes dicho, mostrando a los lectores, cuál fue la lógica de construcción para elaborar una de sus más conocidas obras: El Cuervo. “Muchos escritores, especialmente los poetas, prefieren dejar creer a la gente que escriben gracias a una especie de sutil frenesí o de intuición extática” nos dice Allan Poe. Su texto nos da la oportunidad de analizar el relato “Bartleby, el escribiente” (“Bartleby the Scrivener: A Story of Wall Street”, 1853), del estadounidense, Herman Melville.

Allan Poe, fiel a la originalidad, divide su proceso de creación literaria en los siguientes pasos: 1. Definir la dimensión. 2. Establecer el efecto a causar. 4. Buscar el tono y la curiosidad artística. 5. Indicar la naturaleza y el sonido del estribillo. 6. Concretar el tema. 7. Combinar ideas. 8. Encontrar el efecto rítmico, y, 9. Observar el modo en el que se establecerá la comunicación.

La dimensión se refiere a la extensión física de la obra; lo propicio, según Poe, sería que el texto se pueda leer en una primera sesión, para que, de esta forma, no se pierda el hilo por influencias externas. Él apunta:

«Si una obra literaria es demasiado extensa para ser leída en una sola sesión, debemos resignarnos a quedar privados del efecto, soberanamente decisivo, de la unidad de impresión; porque cuando son necesarias dos sesiones se interponen entre ellas los asuntos del mundo, y todo lo que denominamos el conjunto o la totalidad queda destruido automáticamente».

Tomando el factor de la dimensión, en la obra de Herman Melville: “Bartleby, el escribiente”, se observa que se cumple lo mencionado por Allan Poe, dado que el relato en cuestión consta de dieciséis páginas —aunque este fuera publicado en dos partes en la revista Putnam’s Magazine—, el cual podemos leerlo en una sola sesión porque atrapa desde sus primeras líneas y es intrigante hasta el final.

En cuanto al efecto a causar, Allan Poe nos indica que, en su obra, el buscaba “lograr una obra universalmente apreciable”. Esto podemos deducir que también pretendía Melville: su relato nos inserta en una dimensión distinta, aunque se trate de un hecho que pareciera cotidiano; lo anodino-extraño se convierte en algo que causa un efecto en el lector.

El tono y la curiosidad artística son elementos más técnicos, recordemos que El Cuervo era una obra escrita en verso. Entre sus consejos Allan Poe menciona: “Solamente se logra el placer mediante la sensación de identidad o de repetición”.

Basándonos en la cita anterior, así como en El Cuervo, en “Bartleby, el escribiente” nos encontramos frente a la repetición de una frase durante todo el relato. En el caso del primero es: “Nunca más”; en el segundo: “Preferiría no hacerlo”.

Con lo anterior, el autor, habla también del estribillo, su naturaleza y su sonido. Y, es justamente en estos elementos donde el autor define la repetición que se mencionó antes. El estribillo tendría una cierta sonoridad respecto a algo que parece ausente en el relato de Melville: la voz sorda de la industrialización y del cambio de la ciudad. Por algo, el subtítulo en inglés de su relato es: “…A Story of Wall Street”.

El tema, sin duda, es parte esencial de cualquier relato; el definirlo es la clave para proceder con la combinación de ideas. En el caso de la obra de Melville, lo principal es el hombre frente a lo ilógico, a la lástima, la soledad y la falta de origen.

El efecto rítmico está formado por “el ritmo, el metro, la extensión y la disposición general de la estrofa”, según Allan Poe. Dichos elementos coadyuvan al disfrute y comprensión del texto por parte del lector. ¿Cuándo leemos “Bartleby, el escribiente”, acaso no hay un ritmo que coadyuva a que crezca la sensación de desesperación y asombro?

Finalmente, digamos que está el modo de establecer la comunicación. En el poema de El Cuervo, los personajes juegan en una línea entre lo real y lo fantástico. Real porque lo que sucede es posible. Fantástico porque el estudiante empieza a delirar y piensa que aquella ave es un “profeta”. En “Bartleby, el escribiente”, los dos personajes principales, junto con los secundarios, se comunican ordinariamente, salvo por las ocasiones en las que no entienden el comportamiento de Bartleby. Melville hace que esta relación de comunicación que poco a poco se vuelve de incomunicación sea el mismo mecanismo que enfrenta al lector con el texto: Melville también nos pone ante la disyuntiva de querer separarnos de la tragedia de su personaje.

Con lo antes analizado se puede sugerir que, como acertadamente lo dice Allan Poe: “ningún punto de la composición puede atribuirse a la intuición ni al azar”. Es importante saber que la forma que escojamos para que nuestros personajes se comuniquen, juega un rol sumamente decisivo a la hora en la que el lector intenta adentrarse en el texto. De tal manera, sin menospreciar el proceso creativo, la escritura de un relato, demanda más que una buena idea. Esta busca una ejecución bien pensada que pueda ser desarrollada, según Allan Poe, “con la misma exactitud y la lógica rigurosa propias de un problema matemático”.

Fuentes consultadas

Allan Poe, Edgar (2001). Método poético y narrativo. Castellón: Eliago Ediciones S.L.

Melville, Herman (2001). Bartleby, el escribiente / Benito Cereno / Billy Bud. Madrid: Cátedra.

 


Yalilé Loaiza Ruiz. Loja-Ecuador. Maestranda en Investigación de la Comunicación Digital por la Universidad de Los Hemisferios. Licenciada en Comunicación con un minor en Producción Cinematográfica por la Universidad de Los Hemisferios. Miembro de la revista de comunicología Razón y Palabra. Periodista.

 


Foto portada: https://pixabay.com/es/vectors/edgar-allan-poe-escritor-los-libros-3871737/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s