En las letras | Carlos Enrique Saldívar

Carlos Enrique Saldívar

(Colaboración especial para Máquina Combinatoria desde Perú)

 

Somos un escuadrón que se dedica a explorar las letras de las obras literarias más famosas del mundo, en busca del secreto de su perfección. A pesar de realizar diversos viajes, aún no hemos conseguido nuestra meta.

Ahora estamos dentro de un libro de cuentos de Antón Chéjov. No sé por qué imagino que esta travesía ha de ser la definitiva. ¿Dónde se encontrará el truco para hacer buena literatura, una clásica que nunca pase de moda, que trascienda, y que sirva de modelo para otros? Hemos revisado más de veinte volúmenes y aún no hemos dado con el secreto, aunque estuvimos muy cerca, revisando un libro de relatos de José B. Adolph. Hay quienes dicen que el misterio se revela de la siguiente manera: fuera de las letras, pero eso no es cierto. Hay quienes hablan de la estructura, de la forma, del fondo, de los personajes. El caso es que, en las novelas, teatro, poesía y cuento las cosas funcionan de distinta manera.

Hemos elegido el relato corto por ser el género más exigente. Es aquí donde se puede apreciar mejor la maestría del escritor. Es la segunda vez que visitamos a Chéjov, ya lo exploramos en una edición popular titulada «Cuentos escogidos», de la Municipalidad Provincial del Callao. Ahora estamos dentro de «Cuentos imprescindibles», del mismo autor, la edición y la selección corren a cargo de Richard Ford. No. La gran verdad de la literatura no se ubica en ninguno de los elementos mencionados anteriormente. Lo cierto es que está en las mismas palabras.

Como líder del escuadrón, le digo a mi equipo de diez personas que se dispersen por todo el libro en tanto yo me enfocaré en el cuento «Kashtanka», que trata acerca de las aventuras de un can hembra, una excelente narración.

Sí, el secreto está en las palabras, en las letras, en el modo en que están colocadas cada una de estas. Pero poco a poco mi equipo va centrándose en una cosa especial: no es el discurso explícito, sino el implícito lo que brilla en los cuentos. Hay quienes comentan que la mejor literatura está entre las palabras. Pero no lo creemos cierto. No se ubica encima de las palabras ni entre ellas. Hasta ahora solo hemos mirado, no levantamos los cimientos, no obstante, es necesario hacerlo, y lo descubrimos al fin: el secreto de la literatura se ubica debajo de las palabras, de las letras. ¡Así, hemos triunfado!

O, al menos, eso creemos.

Hemos de confirmar el experimento, para ello ponemos como ejemplo algunas obras clásicas de ciencia ficción, aquellas que guardan dentro de sí un cúmulo de temas a tratar, que van desde lo político hasta lo social. Nos enfocamos en los cuentos de Philip K. Dick.

No obstante, hay otros escuadrones de países vecinos que, como nosotros, han realizado el mismo experimento y llegaron a conclusiones diferentes de las nuestras. Eso nos aturde, porque nos hemos esforzado bastante y creímos que seis meses de investigación bastarían.

En Ecuador, el grupo de investigación brindó como resultado que el secreto de las letras se hallaba entre las palabras. Por ejemplo, pusieron a «Walimai», de Isabel Allende, obra maestra que hemos leído, pero no tomamos en cuenta al momento de emitir un veredicto. El misterio con esa historia se resuelve porque las emociones del personaje central saltan de las páginas y se impregnan en la mente del lector.

En Bolivia, obtuvieron otros resultados, al leer, en especial, obras de entretenimiento, como cuentos policiales. A partir del brillante relato «Sentencia de muerte para la grosería», de Jack Ritchie, dedujeron que no había mucho que buscar, que el secreto de su arte se hallaba encima de las letras, es decir, en las palabras mismas.

Nuestro experimento, así, deviene en fallido. Tal vez nunca logremos descubrir qué es lo que hace a la gran literatura tan memorable, aunque vamos por buen camino. Sabemos que las letras son el secreto. En tanto, reiniciamos la exploración.

Nos adentramos de nuevo en ese clásico titulado «El mortal inmortal», de Mary Shelley. Luego seguiremos con «La metamorfosis», de Franz Kafka. Intuimos que los temas a los que nos remiten ambos discursos crean una suerte de sensaciones y reflexiones en el lector, aunque es el modo de tratar estos temas lo que los hace grandes.

Seguimos observando, de seguro en algún momento hallaremos algo interesante en las letras, pues ahí está el secreto, y continuamos nuestro recorrido.

Lo bueno es que, aunque no encontremos nada en mucho tiempo, aún tendremos bellos textos por disfrutar. La literatura nunca muere. Las letras crean palabras. Y las palabras dan a luz libros, de cuentos, novela, poesía, teatro, u otros, que nos invitan a soñar e imaginar.

 

 


Carlos Enrique Saldívar (Lima, 1982). Director de la revista Argonautas y del fanzine El Horla; miembro del comité editorial del fanzine Agujero Negro, publicaciones dedicadas a la literatura fantástica. Director de la revista Minúsculo al Cubo, dedicada a la ficción brevísima. Finalista de los Premios Andrómeda de Ficción Especulativa 2011, en la categoría: relato. Finalista del I Concurso de Microficciones, organizado por el grupo Abducidores de Textos. Finalista del Primer concurso de cuento de terror de la Sociedad Histórica Peruana Lovecraft. Finalista del XIV Certamen Internacional de Microcuento Fantástico miNatura 2016. Finalista del Concurso Guka 2017. Publicó los libros de cuentos Historias de ciencia ficción (2008, 2018), Horizontes de fantasía (2010); y el relato El otro engendro (2012). Compiló las selecciones: Nido de cuervos: cuentos peruanos de terror y suspenso (2011), Ciencia Ficción Peruana 2 (2016) y Tenebra: muestra de cuentos peruanos de terror (2017, 2018).

 


Foto portada, fuente: https://pixabay.com/es/photos/libro-p%C3%A1gina-libro-abierto-lectura-539154/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s