La novela negra: un intento por espantar el miedo | María José Chiriboga Ante

María José Chiriboga Ante

 

Desde siempre me gustaron las historias un tanto macabras. Todo lo que implicaba misterio, cosas sobrenaturales y también el suspenso. No fue hasta que fui adolescente que me llegó Edgar Allan Poe y sus cuentos: “La caída de la Casa Usher, “El gato negro” o el “Barril de Amontillado” con los que se me abrió la vena por la novela negra.

A pesar de ser considerada “literatura menor” y, tal vez, por mi profesión de periodista que hace que me guste investigar, el caso es que la novela negra, como la definió Raymond Chandler en su ensayo “El simple arte de matar” (1950), me encanta ya que tanto la trama policial, la habilidad del escritor para darnos el giro de tuerca a los lectores, el frecuente reflejo de problemas de actualidad o el retrato social que el autor realiza, están muy bien elaborados. Sin embargo, un buen policial no sería lo mismo si todo eso no girara en torno a un crimen; y uno en el que toda la investigación forense, el pensamiento deductivo, la persecución de pistas nos presentan a quien menos esperamos, a un asesino, singular o en serie, cerebral o improvisado que nos hace concebir lo inconcebible.

Por otro lado, están las escenas en las que el pobre lector se sobrecoge ante el reflejo de una muerte que, a pesar de que por ahí empieza el tema, es una muerte que termina siendo despojada de significado. Ya no importa tanto los personajes, las pistas, el asesino y la resolución del crimen, sino como todos estos recursos nos hacen perder el miedo a uno de nuestros mayores temores: la muerte.

Las historias de muertes violentas son un desahogo. Es una libertad de complacerse con lo que en la vida real nos aterraría.

No podemos olvidarnos de los personajes que, por lo general, están en decadencia y buscan la verdad o, cuando menos, algún atisbo de ella. Es interesante la construcción de estos personajes ya que no son ni buenos ni malos, siempre están en ese límite que muchas veces se llega a difuminar y que casi siempre llegan a la resolución del caso salvando la vida y el trabajo por los pelos.

Ahora bien, el éxito de la novela negra también se explica por su lenguaje sencillo, su código moral políticamente correcto y su toque original. Por cierto, no todo en ella es insubstancial. Estamos lejos de la época en que la novela negra estaba del lado del Estado de Derecho, los policías eran los buenos y los criminales eran detenidos. Ahora, la estructura de la novela negra se utiliza para cuestionar a la sociedad; se discute el rol de las autoridades policiales, jurídicas, militares y religiosas, así como el de los empresarios. Por lo que la novela negra se ha convertido en una manera de influir en el pensamiento político de los demás. La gente compra novelas de entretenimiento donde se ahonda en la descripción y la reflexión, y se adentra en una forma de interpretar la sociedad.

Por último, el policial nos ofrece una radiografía de la condición humana en su fase más enferma. La novela negra es un paseo por situaciones que de vivirlas en forma indirecta nos afectarían intensamente y ni contar si fuera en forma directa. Entonces, se disfruta de algo que no ocurre en nuestra vida y que no quisiéramos que ocurriera jamás. Pero eso es lo que nos saca de nuestra zona de confort y nos hace plantearnos preguntas acerca de la gente, la sociedad, la moral, el mundo y hacia dónde vamos. La mayoría de los policiales despliegan como parte de su escenario una clara crítica de costumbres y una cierta crítica social además de ser una indagación psicológica.

Esta novela responde a los deseos de la sociedad. Habla de temas que interesan a la gente y que actúan como exorcismo, es decir, intenta espantar al miedo y la injusticia que están presentes en la actualidad.

 

 


Foto tomada de: https://stocksnap.io/photo/WCXLUMUFI4

Un comentario en “La novela negra: un intento por espantar el miedo | María José Chiriboga Ante

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s