A propósito de la tristeza: Carta a mi hermana | María José Chiriboga Ante

María José Chiriboga Ante

 

Una oscuridad densa comenzó a propagarse, engulléndolo todo. Y el silencio, pesado, envolvente, vacío. La sensación de haberlo perdido todo implicaba un quiebre con la realidad. Sin embargo, ¿era real lo que pasaba? Esa sensación de vaciamiento, de quedarse hueco. Primero el espanto, luego la incredulidad, la ira, la negación. Y de pronto, como un avasallamiento llegó la certeza y, así, casi sin darme cuenta, ya no estabas. Y ya no estabas para siempre. Ese concepto que aún no puedo digerir, no puedo entender qué es lo que abarca. El alma se rompe y hasta cierto punto se corrompe porque esa pureza de antaño queda destrozada.

Toda palabra es vana. El vaciamiento de sentido se aplica a todo y, a pesar de que sé que es verdad, no puedo aliviar la tristeza. Esa tristeza que nada sosiega, ni el cariño, ni la fuerza de voluntad, ni nada de lo que nos rodea porque lo único que puedo hacer es atravesar ese dolor con la esperanza de que algún momento me quede algo. Un consuelo, una enseñanza.

El sentirse roto, desesperanzado y completamente solo porque el dolor es tan íntimo que no puede ser igual al de nadie. Toda la estructura mental y hasta corporal se descompone. La fortaleza que algún momento sentí poseer se hace añicos y la culpa, sí la culpa se vuelve una compañera mordaz.

Por un momento creí enloquecer, mi cabeza no podía asumir tu ausencia y el llanto se convirtió en una constante. Quién lo diría, yo que jamás lloraba, la persona fuerte e independiente que alguna vez creí ser se esfumó al instante que moriste. Aún me parece mentira y pienso en tantas cosas que compartimos. Lo que nos pasó fue una tragedia, sí tal vez solo yo lo veo así, no lo sé, pero nunca imaginé sentirme tan desolada.

Ahora que ha pasado casi un año, aún siento que la herida supura. Aún no hay un cierre y pienso que jamás lo habrá. Se irá cubriendo, pero nunca más estaré completa siempre me faltarás tú. Y lo único que espero es que en algún momento pueda volver a respirar.

 

 


 Foto: StockSnap (https://pixabay.com/photo-923882/)

Un comentario en “A propósito de la tristeza: Carta a mi hermana | María José Chiriboga Ante

  1. No hay duda de ello , querida José , al leer tu carta , a esa persona tan especial , la Lore, siento lo que debes sentir y me enternezco, así es , ni el tiempo , como dicen , lo hará sentir menos doloroso.. te quiero prima!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s